• Su presidente, Luis Carbonel, asegura que el tratamiento de Rajoy con la LOMCE a esta materia es peor que el recibido por parte de Zapatero y la LOE.
  • La nueva ley educativa supone en la práctica "un desprecio al derecho constitucional de las familias a elegir la educación religiosa, acorde a sus convicciones".
  • La Confederación exige al Gobierno que los padres no se vean forzados cada año a ratificar la elección de religión. Esto evitaría una carga burocrática innecesaria para los colegios.
  • Por otro lado, CONCAPA apuesta por mejorar la formación tecnológica en la escuela y quiere introducir conocimientos informáticos, pero con una certificación de los mismos.

La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) está tremendamente descontenta y decepcionada con el trato que ha dado el Gobierno de Mariano Rajoy a la clase de religión en su ley educativa, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Por ello, se plantean la posibilidad de llevar a cabo una serie de campañas a principios del próximo curso con el objeto de que "la sociedad española, especialmente los católicos, que son la mayoría, sea consciente de cómo el PP ha planteado un tratamiento para la clase de religión peor que el que recibía por la ley aprobada por Zapatero (LOE)", ha señalado a Hispanidad Luis Carbonel (en la imagen), presidente de CONCAPA.

Como se puede ver en la página web de esta Confederación, la LOMCE deja bastante margen para que las comunidades autónomas decidan qué tratamiento dan a la clase de religión. Así esta asignatura en algunas autonomías se ha reducido a 45 minutos semanales en Primaria, la mitad del tiempo que se dedicaba con la LOE. Pero no sólo eso, en Bachillerato, la materia queda al arbitraje de las regiones y de los centros, y en muchos casos se olvida que debe ser de oferta obligatoria y de elección voluntaria.

La nueva y 'popular' ley educativa, cuyas riendas dirige el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, -por eso se la denomina 'ley Wert'- supone en la práctica "un desprecio al derecho constitucional de las familias a elegir la educación religiosa, acorde a sus convicciones". Pues los padres que han elegido para sus hijos la clase de religión "tienen derecho a que se impartan sus conocimientos de forma análoga a cualquier otra asignatura, puesto que todo ello contribuye a la formación integral de la persona", ha puntualizado Carbonel.

Pero CONCAPA, que representa a más de tres millones de familias, no sólo está descontenta con el tratamiento que Rajoy y Wert han dado a la clase de religión en la LOMCE, sino que tampoco le agrada el hecho de que los padres se vean forzados cada año a ratificar la elección de la clase de religión. Exige que esto deje de ser así y "baste con que esta elección sea solicitada en el inicio de la formación para que se mantenga en los años que dure la misma y en caso de que no se diga lo contrario.

"Se trata de no poner más dificultades a la formación religiosa y moral que quieren muchos padres para sus hijos", ha comentado Carbonel, y además "evitaría una carga burocrática innecesaria para los colegios". Por eso confían en que el Gobierno "sea sensible a esta petición y solucione esta problemática lo antes posible, máxime cuando el 80% de las familias solicitan la clase de religión para sus hijos", ha añadido.

Por otro lado, CONCAPA ha presentado este jueves en rueda de prensa el acuerdo para certificaciones de tecnología informática, con el que apuesta por mejorar la formación tecnológica en la escuela. Pero no está sola en este proyecto, sino junto a Certiport y Master-D, y con la colaboración de HP y Microsoft. Así se ha embarcado en una "iniciativa vanguardista", que busca no sólo introducir conocimientos informáticos en la escuela, sino que estos tengan una certificación, la cual acredita su dominio y "favorece el acceso a la empleabilidad". "La escuela debe introducir inmediatamente la tecnología educacional", ha referido Carbonel.

Luis González Peralta, director de certificaciones Master-D, ha afirmado que "España está a la cola en esto y no sólo en Europa". Los primeros a nivel mundial son EEUU, Corea del Sur, Japón y Taiwán, mientras que en Europa destacan Reino Unido -lo aplica incluso a sus profesionales de la Salud Pública-, Holanda, Italia y Alemania.

Ignacio Samaniego, del departamento de Educación de Microsoft, ha referido que "los alumnos de hoy son los trabajadores del mañana" y, aunque "son nativos digitales", ya que saben utilizar las tecnologías con facilidad, hay que enseñarles a sacarles provecho y rendimiento" y también formar en ello a los profesores. "La competencia digital es el tercer requisito que piden las empresas en España y el segundo a nivel mundial.

Cristina Martín

[email protected]