El colegio demandará al "grupo violento" que este miércoles lo acosóEste jueves es el tercer día de huelga de los estudiantes de institutos españoles, convocada por la Plataforma Estatal en Defensa de la Escuela Pública. Este miércoles contó con la presencia en las calles de las principales ciudades de miles de estudiantes de secundaria, el 20%, según el Ministerio de Educación, o el 85%, según los convocantes.

Este jueves, la llamada 'huelga de padres' se ha sumado a las movilizaciones, con la presencia, por primera vez en protestas de estas características, de la asociación mayoritaria en la escuela pública, CEAPA, desde donde se pidió a los familiares que no lleven a sus hijos a clase. Y, como no podía ser de otra forma, según el portavoz de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), José Luis Pazos, el seguimiento de la huelga está siendo "ampliamente mayoritario".

Mayoritario no sabemos, pero violento sí. El Colegio Salesianos de Mérida ha anunciado que interpondrá una demanda contra el "grupo violento", de unos cien individuos, que ayer miércoles entró en el centro educativo al grito de "dónde están los curas que los vamos a quemar". Gritos como esos se escucharon en los preámbulos de y durante la Guerra Civil y nos han retrotraído a ella por unos momentos. 

En relación con los graves hechos producidos ayer con motivo de la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes y CEAPA, en el colegio de los Salesianos de Mérida, CONCAPA (Confederación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos y Padres de Familia) ha censurado la actuación de acoso y violencia ejercida, considerándolo un atentado contra la paz escolar y contra la educación exigible a cualquier persona en un país democrático.
 
"Estas actuaciones son una continuación de otros muchos actos violentos que se han venido produciendo impunemente en las universidades y otros centros educativos, y constituyen una prueba más de que este país está a la cola de Europa no sólo en educación sino en cuanto al respeto a la pluralidad y a la convivencia, por lo que resulta urgente acometer una reforma profunda del sistema educativo", señala CONCAPA.
 
Y exige al Gobierno que se aplique la ley con todo su rigor sobre los autores e inductores de estos hechos y, en el caso de que sean menores, respondan civilmente sus padres de todos los daños causados, para detener lo que puede ser una estrategia política desestabilizadora de la convivencia, muy perjudicial para la paz y el respeto que precisa la formación escolar.
 
Para CONCAPA esta actuación evidencia que el fracaso educativo no sólo se da en la escuela sino en el seno de muchas familias, por lo que resulta necesario contar con la ayuda del Gobierno para formar a los padres y promover su implicación en la labor educativa de sus hijos, junto con la escuela, a través de sus legítimos representantes.
 
"Finalmente, CONCAPA lamenta las falsas informaciones que se están dando en relación con que se trate de una huelga educativa. En realidad se trata de una huelga política que no presenta ninguna medida objetiva ni alternativa para combatir el fracaso y abandono escolar", ha apuntado la Confederación.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]