El coste para el contribuyente es cero y la inyección estimada para España es de 100 millones de euros

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) tendrá un coste cero para los contribuyentes españoles. La financiación correrá a cargo de los propios peregrinos en su mayoría (70%) y contará con la aportación de empresas y particulares (30%). Las administraciones públicas han facilitado su realización, poniendo a disposición polideportivos y colegios públicos, aunque la JMJ pagará los gastos de electricidad y agua. El modelo es distinto del de Australia, donde el Estado aportó 6 millones de dólares para Sidney 2008, o al de Italia, que también contribuyó en el presupuesto de la JMJ de Roma 2000.Los organizadores de la JMJ

Unos datos que deberían ser suficientes para los anticlericales quienes pedían cuentas de la visita de Benedicto XVI y que, como los "Indignados", buscan cualquier excusa por mostrar su "cariño" hacia los católicos. Por cierto, a 70 días el número de inscritos a fecha de hoy es de 371.087, pero la experiencia indica que a los actos centrales acude el triple de los inscritos.

Aunque los organizadores de la JMJ tienen claro que el principal beneficio es espiritual  y que el contacto de algunos jóvenes que nunca habían tenido relación con la Iglesia es un bien impagable, se trata de un evento con enormes efectos económicos. La visita pone a España en el centro del mundo durante cinco días, mientras que la afluencia de extranjeros es tal que el 1% de los extranjeros que nos visiten lo hará para acudir a la JMJ. La inyección es de, al menos, 100 millones de euros.

Las exenciones fiscales para las aportaciones dinerarias implican que el Estado dejará de ingresar entre 15 y 20 millones de euros, pero genera un recurso IVA de aproximadamente un 20% más. En cualquier caso, para la Hacienda Pública la JMJ será tan solo uno más de los 16 eventos de importancia que suman 263 millones de euros en exenciones.

Rodrigo Martín

[email protected]