Una cuestión menor, dirán algunos. Para mí no lo es. Las grandes empresas españolas han suprimido la tradicional -tradición rota- rueda de prensa para ofrecer los resultados anuales.

Es un proceso continuado de deserciones en este punto que, por ejemplo, afectan a Repsol, Telefónica, Iberdrola, Mutua madrileña, ACS, Acciona, Sacyr, Ebro, Campofrío, etc. Sólo la banca, y hay excepciones, mantienen aún su convocatoria anual.

Los empresarios se encuentran mucho más a gusto con analistas que con periodistas. Los primeros sólo preguntan por cifras, mientras los segundos preguntan por cifras y por personas.

No sólo eso, a los analistas sólo le interesan los datos que hacen relación al accionista. Y eso está muy bien, pero lo referido a trabajadores y clientes les importa un pimiento.

La Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) debería salir al paso.

Eulogio López

[email protected]