El borrador del nuevo código para los médicos pretende limitar la objeción de conciencia

Según el presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas, "la defensa de la vida es irrenunciable y debería plasmarse en un papel"

Apenas un día antes de que se termine el plazo para presentar alegaciones al nuevo código deontológico siguen alzándose voces que critican los nuevos cambios que se pretenden aprobar desde la Organización Médica Colegial. Como ya informamos el lunes desde Hispanidad, el borrador del nuevo código deontológico quiere limitar la objeción de conciencia y de soslayo, introduce el concepto de aborto como derecho.

La Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas ha criticado que se quiera modificar el código ya que "el código vigente es más favorable a la vida", aunque también ha reconocido su presidente, el Dr. José María Simón, que este tipo de códigos son orientativos y que la mala praxis en el caso del aborto, ya se viene dando, por lo que con el nuevo borrador se daría plasmación. Según el Dr. Simón, "si uno no cumple (el código), pero lo hace con la legalidad, basta".

Sin embargo, el presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas , reconoce que "la excelencia (la defensa de la vida) es bueno que esté plasmada en un papel", por lo que sería un retroceso este nuevo código. Y es que para el Dr. Simón, "la defensa de la vida es irrenunciable, y debe plasmarse en un papel". En esa misma lucha en defensa de la vida desde la asociación médica se está organizando un Congreso Mundial que tendrá lugar en Roma.

Desde otras organizaciones también se critica que con el nuevo código deontológico se da un reconocimiento al aborto como derecho y se pretende prohibir la objeción de conciencia u instituciones o colectivos, así como limitarla a los médicos objetores. De esta manera, lo único que conseguirán es que se llenen los tribunales de denuncias si se limita la objeción de conciencia, como como ha afirmado el Dr. Simón, "las sanciones serían recurribles", y la objeción de conciencia está recogida en el derecho internacional.

Juan María Piñero
[email protected]