• El período de negociación termina el próximo viernes 21 de febrero, pero las partes siguen teniendo grandes diferencias.
  • "Es hora de ir diciendo la verdad", señala Sebastián Serena, pues la empresa miente, ya que los compañeros sí preguntan y no solo niegan los despidos y los cierres.
  • Los sindicatos no están dispuestos a firmar el cierre de 4 fábricas y abogan por el mantenimiento del empleo.

El proceso de negociación del ERE de Coca-Cola, presentado por el embotellador único Iberian Partners, ha entrado en su fase final, pues el plazo termina el próximo viernes 21 de febrero, pero las partes (sindicatos y empresa) siguen teniendo grandes diferencias.

El acuerdo no se vislumbra fácilmente y más después de conocer la presión a la que están siendo sometidos los representantes sindicales, que están sufriendo amenazas, incluso de muerte. Este martes el propio secretario del Sector de Alimentación, Bebidas y Tabaco de la Federación de Industria de Trabajadores Agrarios de Unión General de Trabajadores (FITAG UGT), Sebastián Serena, ha denunciado, en exclusiva a Hispanidad, esta situación. "La reunión de hoy martes ha durado poco porque estamos sometidos a la presión de cuatro descerebrados y a amenazas, incluso de muerte", ha señalado. "La actitud de mafias de algunas personas pone en peligro el diálogo", ha añadido, un aspecto bastante necesario en la negociación del ERE. "Esta presión tiene que desaparecer de manera inmediata", ha subrayado Serena, que teme que el plazo "se va a acabar sin conocer hasta dónde se ha podido llegar".  

Esta situación de amenazas no se puede admitir y debería acabar lo antes posible, es más, debería incluso intervenir el señor Marcos de Quinto, presidente de la marca Coca-Cola en España, pues esto perjudica seriamente a la marca del gigante de refrescos. Así, tendría una aportación útil en este conflicto y no se limitaría a lavarse las manos, pues en sus últimas declaraciones ha recalcado que "no es mi empresa y no es mi ERE".

Además el representante sindical comenta que "es hora de ir diciendo la verdad", pues la empresa miente cuando dice que los sindicatos solo niegan la mayor, en alusión a los despidos de trabajadores y los cierres de fábricas. Pues, por ejemplo, este martes, cuando la empresa les ha entregado parte de la documentación que habían solicitado y les ha hablado de la oferta de reducir despidos con prejubilaciones y bajas incentivadas, "los compañeros de otros sindicatos sí han preguntado por las condiciones".

Serena afirma que UGT no está dispuesta a firmar el cierre de las cuatro fábricas y sigue abogando por el mantenimiento del empleo. Recordemos que el ERE afectaba a 1.250 trabajadores, de los cuales, 750 serían despedidos y 500 recolocados. Las últimas noticias señalan que de estos 750, 250 serían despedidos y 500, prejubilados. El secretario del Sector de Alimentación, Bebidas y Tabaco de FITAG UGT detalla que las prejubilaciones se harán a partir de los 56 años y con el 90% de su salario.

La empresa les ha entregado a los representantes sindicales parte de la comunicación que llevan bastante tiempo pidiendo, pero aún les falta otra. La más importante se refiere al contrato por el que la compañía Coca-Cola renueva el suministro del jarabe al resto de plantas de España.

En cuanto a los planes que tiene Iberian Partners de salir a Bolsa y expandirse fuera de España, de los que hemos informado en Hispanidad, desde el sindicato comentan que "nos parece perfecto que Iberian Partners quiera crecer e internacionalizarse, pero le exigimos que lo acompañe con creación y mantenimiento de empleo". No sabemos si la presidenta del embotellador único de España, Sol Daurella, estaría dispuesta a asumir este requisito en sus planes, aunque con el actual ERE, dudamos que lo pudiera hacer.

Cristina Martín

[email protected]