Insiste en que la música popular no está subvencionada

 

Asegura que el canon digital se está aplicando en España desde 1987, cuando el Tribunal Supremo lo ha tumbado.

La polémica colea desde que en 2007 la SGAE -una de las entidades de gestión española de derechos de autor más impopular- empezó a cobrar de manera indiscriminada por escuchar música patria en las peluquerías o en los taxis, con independencia del soporte. A partir de entonces las guerras intestinas no han parado, tanto es así, que en la mañana de este miércoles el compositor y director de orquesta Luis Cobos quiso sumarse a la causa. Lo dijo bien claro en un desayuno informativo organizado por El Foro de la Nueva Cultura y celebrado en Madrid en un céntrico hotel de la capital.

Oriundo de Ciudad Real, el presidente de la Entidad de Gestión de Artistas Intérpretes y Ejecutantes (AIE) arremetió más de una vez contra el Ministerio que lidera Miguel Sebastián y aseguró que la "cultura está por encima de asuntos de Industria", poniendo así de manifiesto las diferencias manifiestas entre Industria y Cultura por el canon digital. Naturalmente, Cobos está del lado de la ministra González-Sinde de la que dijo que se sentía muy preocupada por las divisiones que ha generado el canon -perdón, explotación por copia privada para los puristas- y a la que en todo caso pedía responsabilidad y a la que apelaba un pacto constitucional.

Cobos, por otro lado, ha reconocido que el 67% de los artistas musicales se han promocionado ellos solos, y a la pregunta por las subvenciones ministeriales, el músico ha dicho que "la música popular no está subvencionada, no así como la orquesta sinfónica". A preguntas de Hispanidad sobre si le parecía osado que el canon digital pudiera aplicarse de nuevo, Cobos no ha vacilado en contestar: "si se aplica desde 1987". Lo cual no es cierto, no a fecha de hoy, dado que según la sentencia del Tribunal Supremo, ha sido un defecto formal lo que ha tumbado el canon, que ya no se aplicará con efecto retroactivo, pero si se corrige la forma, de manera inmediata el cobro del canon podría efectuarse de nuevo.

Además, el compositor se ha puesto de lo más poético al afirmar que la Propiedad Intelectual es un asunto de "democracia digital", y que finalmente esa democracia pondrá puertas al campo "como ya se ha hecho con la pornografía infantil", por lo que reclama un sistema de seguridad en el que la policía esté más presente. También ha echado pestes sobre las redes sociales y los blogs a los que ha tildado de "torpes y miopes" y a "algunos medios de comunicación despistados" que apoyan a plataformas de Internet.

Finalmente, ha reconocido la importancia que tienen las entidades de gestión, a las que se las acusa de falta de transparencia, cuando eso es "una falacia", pero no sus ansias recaudatorias, asunto que se complica cuando se intenta buscar un acuerdo del canon digital con la patronal tecnológica. Mentira o no, en las últimas horas se ha sabido que sus compañeros de la SGAE reclamaron este martes 661 euros al propietario de una cafetería que había fallecido hacía nueve años.

"Es una estupidez que se diga que el disco de música es caro, y nosotros no somos ni de la ceja, ni del pie, la oreja o el codo", ha dicho Cobos, aunque siento que más que una frivolidad es una provocación.

José Luis Panero

[email protected]