• Y a Soraya Sáenz de Santamaría con quitarle el mando sobre la política informativa del Ejecutivo.
  • Don Mariano no está dispuesto a que Lara y Berlusconi le chantajeen.
  • Y al presidente le preocupa que "su despacho (el de la vicepresidenta) se convierta en el Palco del Bernabéu".
  • El palco presidencial, se entiende. Es decir, donde todos los lobistas acuden a hacer negocios.
  • Y el titular de Industria, José Manuel Soria, se crece: asegura que se cerrarán los nueve canales que exige el Tribunal Supremo y que se concederán nuevos canales por concurso.
  • Pero Tele 5-Cuatro y A3 TV-La Sexta amenazan con denunciar en su medio el "robo" de canales. Más madera, es la guerra.

"A este paso, Soraya puede acabar de candidata a la Alcaldía de Madrid", asegura un fontanero monclovita enfrentado a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Lo cuenta después de escuchar a Mariano Rajoy las siguientes palabras: "Lo que me preocupa es que su despacho (el de la vicepresidenta) se convierta en el Palco del Bernabéu".

El hombre tranquilo, más bien indolente, que habita el Palacio de la Moncloa, no permite que nadie le eche un pulso. Resulta que los señores José Manuel Lara y Silvio Berlusconi, señores del duopolio televisivo que impera en España, se lo están echando y a lo grande. Sencillamente, no admiten que el Gobierno cumpla la sentencia del Tribunal Supremo que ordena el cierre de nueve canales de televisión, entre ellos tres de Antena 3 y dos de Telecinco y amenazan con tumbar al Gobierno en las próximas elecciones (no sólo las europeas, que estamos en ciclo electoral).

Así que, por vez primera, el presidente ha tomado partido por las tesis de Soria, hasta ahora censurado por una Soraya Sáenz de Santamaría más proclive a los intereses del Duopolio.

Y la tesis de Soria es muy sencilla: hay que cumplir la sentencia del Supremo -ya están fuera de plazo por las maniobras dilatorias de Soraya- y cerrar los nueve canales que exige el Alto tribunal. A partir de ahí, lo lógico sería abrir un concurso (al que el Gobierno no se ha comprometido en privado, pero no en público) y otorgar los canales que se puedan -iban a ser tres, de los nueve cerrados-, mientras el resto quedaría para pagar el dividendo digital con las operadoras de telefonía, dividendo que ya han pagado al Estado sin que aún se les haya otorgado la licencia para operar en cuarta generación de móvil.

Y mientras, y esto es lo que Rajoy considera un chantaje, aceptado por su segunda, Mediaset y Atresmedia, se dedican a fusilar al Ejecutivo. Lara el primero, con La Sexta por bandera, a pesar de que el Gobierno facilitó una absorción que los órganos de defensa de la Competencia no veían con buenos ojos.

Así que Rajoy ha decidido que, si el chantaje continúa volverá a plantearse la vuelta de la publicidad a RTVE, en pérdidas, algo que José Manuel Lara y Berlusconi temen más que el cierre de canales, mucho más.

Al mismo tiempo Rajoy, que nunca ha querido meterse a negociar con el duopolio y demás señores de la prensa, amenaza a Soraya con retirarle las competencias sobre política informativa, es decir, la negociación con los grandes editores.

Y cuanto antes se anuncie el cierre de canales, mejor. Por ejemplo, en el Consejo de Ministros del viernes 8.

Pero el Duopolio no cesa en sus amenazas. Así, ya han hecho saber al Ejecutivo que si les "roban" sus canales, su disgusto no sólo se dejará ver en sus emisores de Tele 5, Cuatro, Antena 3 TV y La Sexta (como aseguró Soria a Hispanidad: "Sí ya sé que están enfadados... y lo veo"), sino que emitirán un comunicado denunciando el "robo" de licencias. Esto es el poder en España.

Eulogio López

[email protected]