Parecen oportunas unas palabras de Julián Marías, quién entiende que "la causa principal del esta enfermedad es la ausencia de normas de vida sexual, normas que han existido siempre y gracias a las cuales los hombres se han comportado de manera humana".

El virus de la muerte no se ha podido detener, según la revista Nature Medicine el sida afecta a más de 33 millones de personas en todo el mundo.

El presidente de Kenia declaró, según el corresponsal de la BBC en Africa Oriental, que el sida es una amenaza para la supervivencia del país y reiteró que el gobierno no impulsaría el uso de condones porque estos favorecían el desarrollo de la epidemia que ha provocado la muerte de más de 700.000 personas en Kenia.

Según el Ministerio de Sanidad de Kenia, unos 700 kenianos mueren de sida al día, y unos 2,2 millones sobre una población de 30 millones estaban infectados.

También, el presidente dijo que se debería aplicar la pena de muerte a quienes, sabiendo que están infectados por esta pandemia, lo contagien a otras personas. Con esta amenaza se censuraba la nefasta costumbre de muchos kenianos que transmiten la enfermedad a mujeres más jóvenes y vulnerables, a las que la tradicional cultura africana impide decir que no a un hombre, cuando exige relaciones sexuales.

Níger lanzó una campaña contra el sida, con el acento en la fidelidad en el seno de los matrimonios. Por otra parte el Programa Nacional del Sida de Guatemala advertía que la "epidemia del siglo" se ha convertido en una enfermedad principalmente masculina y heterosexual, y que, por tanto, el único medio de prevención auténticamente eficaz es la fidelidad matrimonial.

El Senado de Nueva Jersey, en EE.UU, aprobó una ley que exige a los profesores que hagan hincapié en que la abstinencia es el único método totalmente fiable para evitar el sida, las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

También, el presidente del Consejo de Investigación Familiar de Nueva York afirma que "los programas de divulgación de la abstinencia significa tener fe en los jóvenes, mientras que los programas anticonceptivos significan esperar lo peor de ellos. Los programas de abstinencia requieren inversión de tiempo y energía, mientras que los anticonceptivos prometen una solución tecnológica rápida".  

El gobierno de China prohibió la publicidad de condones tras la difusión de un anuncio televisivo sobre el sida. "Según la Ley de Publicidad, los productos relativos al sexo no pueden ser objeto de ninguna propaganda", indicó el departamento de publicidad de la Administración de Comercio e Industria.

Las acciones para la prevención del sida, según la cumbre mundial de los Ministros de Sanidad, deben respetar: "Los valores humanos y espirituales" y debe proteger "Los derechos humanos y la dignidad de la persona".

Clemente Ferrer
[email protected]