• La policía usa gas pimienta contra los estudiantes para despejar una carretera.
  • Después de que ayer mandase a sus matones (500 encapuchados) contra ellos.
  • El gobernador de Hong Kong, Leung Chun Ying -clara marioneta de Pekín- ya advirtió a los manifestantes de que tienen "cero oportunidades" de conseguir sus demandas de elecciones libres. 
El régimen totalitario chino está intensificando la represión contra los manifestantes de Hong Kong que reclaman elecciones libres y democráticas, es decir, poder elegir a representantes que ellos quieran y no a los que les impongan desde Pekín.

En esa estrategia represora, lo último es que cientos de policías de Hong Kong han utilizado gas pimienta contra los manifestantes prodemocracia a primera hora de este miércoles para despejar una carretera principal de la ciudad, que había sido cortada con losas de hormigón por los estudiantes, lo que ha provocado un aumento de las tensiones en el centro financiero.

Un gran número de policías obligaron a la multitud a abandonar la zona, rociando gas pimienta a los que se resistían. "Estamos en paz. Sólo queremos democracia. ¿Por qué estás haciendo esto", gritó una manifestante en el momento en el que era desalojada de la vía.

De acuerdo con la información aportada por la Policía y que recogen los medios locales, un total de 45 personas  habrían sido arrestadas, acusados de reunión ilegal y obstrucción a los agentes de la Policía, durante las últimas horas.

Eso ocurre después de que ayer, el régimen totalitario chino mandase a sus matones (500 personas encapuchadas) a pegar a los manifestantes. 

Este lunes el gobernador de Hong Kong, Leung Chun Ying -clara marioneta de Pekín- ya advirtió  a los manifestantes de que tienen "cero oportunidades" de conseguir que sus demandas, entre las que se encuentra su propia dimisión, se hagan realidad.

El mandatario realizó estas declaraciones durante una entrevista en televisión, en la que ha denominado el movimiento 'Occupy Central' como "un movimiento de masas que se ha descontrolado", asegurando que la ola de protestas que han tenido lugar durante las últimas semanas "no pueden ser consideradas una revolución".

Aunque eso está por ver...

Andrés Velázquez
[email protected]