• Con la compra del 8% del Shanghai, el Santander acepta su primera inversión meramente financiera.
  • En el gigante asiático hay que ir paso a paso. Los chinos no permiten ni una participación mayoritaria ni de control.
  • Cosa que nosotros sí les permitimos en España.
  • Botín pretende utilizar el Bank of Shanghai para financiar las exportaciones hispanoamericanas en China. A fin de cuentas, el Santander es el primer banco en Hispanoamérica.
  • Y en Londres, Ana Patricia recupera al escocés Nathan Bostock, quien continúa aprendiendo español. El proceso de sucesión continúa.

Emilio Botín no quiere repetir en China los errores de Francisco González (ambos en la imagen). El BBVA compró una participación en una entidad china y creó su división euroasiática. Sin embargo, ha terminado haciendo las maletas a pesar del crecimiento económico-financiero de la zona. A las dificultades comerciales se sumaron las dificultades políticas. China sigue siendo una dictadura con todo lo que eso significa: ausencia de seguridad jurídica, control político de la actividad financiera, etc. Pequeños detalles que los de FG debieron cuidar.

Botín –en cambio- ha decidido entrar poco a poco. El 8% del Shangai es la primera inversión meramente financiera realizada por 'don Emilio'. La razón es sencilla: los chinos nunca aceptarían una participación mayoritaria o de control. Una cosa es ser capitalistas y otra permitir que el poder financiero residencie fuera. ¿Ausencia de reciprocidad Cierto. Nosotros aceptamos a todo el que venga. Pero China es China. Si quieres jugar, ya sabes a qué atenerte.

¿Por qué ahora Conviene recordar que Alfredo Sáenz señaló hace años que no se planteaban el negocio chino porque –revisando las habilidades de su plantilla- sólo tenían una empleada que hablara chino. Ahora no hay más empleados que hablen mandarín, pero las circunstancias han cambiado: las empresas hispanoamericanas se han lanzado a la aventura comercial en China. Y necesitan servicio financiero. Y ocurre que ya son clientes del Santander. Ser el primer banco en Hispanoamérica 'obligaba' de alguna manera a tener cierta presencia en China.

Mientras tanto, Ana Patricia recupera al escocés Nathan Bostock, quien continúa aprendiendo español a marchas forzadas a pesar de ser un banquero de la City. ¡Mucho! Viene del Santander UK, se fue a RBS y ahora regresa a casa como una especie de número dos con proyecto de sustitución. Ese parece ser el plan de Ana Patricia que ya planea su regreso a España. El proceso de sucesión continúa. Con permiso de 'don Emilio'.

Eulogio López

[email protected]