El país ha tenido uno de sus peores trimestres en alertas alimentariasSegún un informe de AsiaInspection, China se haya envuelta en nuevos escándalos alimentarios en los que se han visto involucradas importantes marcas internacionales. Es el caso del escándalo por carne caducada y el informe determina una tasa de alimentos no aprobados del 50%. Pero estos no son casos aislados ya que, en este último trimestre han tenido lugar nuevos incidentes como la incautación por parte de la policía de 30.000 toneladas de muslos de pollo que habían sido empapadas en peróxido de hidrógeno, o la detención en septiembre de una banda por haber vendido más de 90 millones de cápsulas de gelatina tóxicas.
 
Hechos como estos han hecho que la presión en las marcas para mejorar sus estándares de seguridad alimentaria aumenten y tengan un mayor interés en llevar un control más riguroso y exhaustivo dentro de cada proceso.
 
"Es completamente inaceptable que los alimentos manufacturados en China pongan a los consumidores en riesgo de forma sistemática", sostiene Sebastien Breteau, CEO de AsiaInspection, quien añade que "la solución a largo plazo pasa por una regulación gubernamental más estricta y por la realización de inspecciones alimentarias y pruebas en origen."
 
La Ley China de Seguridad Alimentaria está siendo actualmente revisada, tanto es así que las responsabilidades y sanciones han aumentado de forma significativa. A partir de ahora, a diferencia de lo que se venía haciendo, la responsabilidad de los controles recaerá sobre el fabricante, que será quien tenga que demostrar que el alimento cumple con los estándares de seguridad alimentaria.
 
"Escándalos como los que hemos conocido en este último trimestre suponen un riesgo que ha conllevado a aumentar las órdenes de inspección. Según los datos que manejamos de AsiaFoodInspection, la rama de servicios de control de calidad de Al, estas se han visto incrementadas un 21,3% respecto al trimestre anterior y un 30% en lo que va de año", finaliza Alex Makow, Director de AsiaInspection para Europa.
 
Con más de 608 inspectores nativos certificados y con formación universitaria en todo el mundo, AsiaInspection tiene como propósito garantizar la calidad del producto, protegiendo las inversiones de sus clientes y logrando que productos defectuosos no lleguen a manos de los usuarios. Se trata de la mejor forma para que un importador se diferencie de su competencia y se posicione como un ejemplo de calidad y capacitación.

Andrés Velázquez
[email protected]