El presidente de la patronal madrileña, CEIM, considera que Rosell puede ser un buen presidente. 

Entre otras cosas, porque Cataluña es España... y se trata de que estemos unidos. Rosell cuenta con el triple de avales que Herrero y Banegas para el martes 21. CEA y AMETIC acusan a Arturo de re-introducir en la patronal al saliente Díaz Ferrán.
A cuatro días de la elección del presidente de la CEOE, la candidatura conjunta integrada por Santiago Herrero y Jesús Banegas calienta la campaña, acusando a Rosell de pactos secretos y de ser la continuidad con respecto a Díaz Ferrán. En una rueda de prensa ofrecida en la mañana del viernes, Banegas defendió la candidatura de Herrero como la más integradora en el ámbito territorial frente a la de Rosell, en la que el todavía presidente de la patronal saldrá por una puerta y entrará por la otra. Según Herrero y Banegas, Díaz Ferrán será el presidente de la Fundación CEOE si Rosell gana las elecciones, algo difícil en un momento en el que el ex propietario de Marsans no es la mejor imagen que pueden dar los empresarios.

Además, achacan a Rosell de haber recogido más avales de los necesarios para transmitir la percepción de tener más apoyos, pese a que la candidatura Herrero-Banegas asegura contar el 63% de los votos, cifra no demostrada. Rosell cuenta con 240 avales frente a los 70 de Herrero y Banegas, en un cuerpo electoral de 819. Dicen, en este caso con razón, los presidentes de los patronos andaluces CEA y de la patronal tecnológica AMETIC, que dar un aval no equivale a conceder el voto, que es secreto y que puede producirse en dirección contraria a la del aval.

La otra promesa que ha hecho Rosell, según Herrero, es una de las vicepresidencias a Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña CEIM a cambio de su apoyo. Arturo presentó a Santiago Herrero en el Foro de la Nueva Economía después de que Pizarro (el candidato no oficial de Aguirre, que decidió no concurrir) presentara a Rosell. Diez días después, Banegas recibía el apoyo de Eduardo Serra, personaje de moda en el momento presente, quien le presentó en el mismo foro, el pasado jueves. Lo cierto es que el líder de los empresarios madrileños trata de buscar en estas elecciones un pacto entre todos y durante la campaña ha tratado de ser el punto de unión entre dos alternativas que Herrero y Banegas consideran incompatibles mientras que Rosell la considera posible si es él quien la encabeza.

En estos momentos, la opción de Arturo Fernández es el apoyo a Rosell, después de que éste haya abandonado su posición nacionalista. El pasado martes, Rosell declaraba que cualquier empresario en España desea la unidad de mercado. Por eso, en declaraciones a Hispanidad, Arturo Fernández defendió la candidatura de Rosell: Cataluña quiere cambiar su posición hacia España. Eso es positivo. Es un buen momento para aprovechar que todos estemos unidos. Para el presidente de CEIM es bueno que sea un catalán quien presida la CEOE porque Cataluña es España. Por su parte, Rosell aseguró también que se siente muy cómodo en Madrid, donde residió cuando estudiaba Ciencias Políticas y que se pone demasiado el acento en su origen.

En resumen, Fernández se ha convencido de que la mejor manera de atraer a Cataluña hacia España es que los catalanes participen en la vertebración del país, ocupando cargos de renombre, en este caso, defendiendo a la totalidad de los empresarios españoles.

El próximo martes 21 conoceremos el resultado de unas elecciones que comenzaron con un perfil plano y aburrido, pero que poco a poco han tomado un giro inesperado con el apoyo de Madrid a Cataluña frente a una candidatura conjunta compuesta por el único candidato sectorial y el líder de la patronal andaluza.

Rodrigo Martín

[email protected]