• Con tal de no nacionalizarlo, el Gobierno le concede una recapitalización de 604 millones de euros.
  • Y recordemos que hace una semana le concedió al Banco Gallego 245 millones de euros como recapitalización… para que se lo quedara el Sabadell.
  • Unicaja se sigue resistiendo a hacerse con la fusionada Caja España–Caja Duero.

La reforma del sistema financiero no ha concluido, ni mucho menos. Este viernes, un nuevo capítulo: el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha concedido un préstamo a Banco Ceiss por importe de 604 millones de euros. Son bonos convertibles (los llamados 'cocos'), que permitirán a la entidad cumplir con los niveles de capitalización establecidos. Objetivo: no tener que nacionalizar la entidad.

Pero esto no es sino otro fracaso más de la reforma del sistema financiero. Reforma, por otra parte, ruinosa, no solo para la banca sana -como se han quejado últimamente sus responsables- sino, sobre todo, para los contribuyentes. Y es que, como se recordará, sólo ha pasado una semana desde el capítulo anterior, esto es, desde que el FROB concedió un préstamo al Banco Gallego por importe de 245 millones de euros… para que se lo quedara el Sabadell por el importe simbólico de un euro.

En cualquier caso, Unicaja se sigue resistiendo a hacerse con la entidad presidida por Evaristo del Canto (en la imagen), que es el fruto de la fusión de Caja España y Caja Duero. Y eso a pesar de las palabras del consejero portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez: "Es la última llave que se necesitaba para cerrar el proceso de integración con Unicaja", ha dicho. A que no.

Pablo Ferrer

[email protected]