• El presidente del grupo afirma que muchos de los periodistas afectados por los ERE son amigos suyos con los que ha trabajado muchos años.
  • Pero lejos de solidarizarse con ellos y abandonar la presidencia de PRISA prevista para 2013, se quedará un año más.
  • Afirma que sus emolumentos (8,2 millones de euros en 2011) nada tienen que ver con el "proceso de reconversión" del grupo.
  • Y eso es lo malo: que su sueldo no tiene nada que ver con la situación de la empresa y de la decena de periodistas que se manifestaban a la entrada del Hotel Ritz para protestar por los despidos.

El presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián (en la imagen), ha participado en un desayuno informativo organizado por el Foro de la Nueva Comunicación. Y como no podía ser de otra manera, las primeras preguntas que le han formulado han sido sobre la situación laboral de los trabajadores del grupo.

Ni corto ni perezoso, 'Juanli' ha afirmado que muchos de los periodistas afectados por los expedientes de regulación de empleo (ERE) son amigos suyos y compañeros con los que ha trabajado durante años. Sin embargo, el presidente del grupo no piensa ni de lejos solidarizarse con ellos. Es más, ha alargado su salida, prevista para 2013, un año más.

Además, ha asegurado que sus emolumentos -en 2011 ganó 8,2 millones de euros- nada tienen que ver con el "proceso de reconversión", esto es, con los ERE. Precisamente, eso es lo malo: que su sueldo no tiene nada que ver con la situación de su empresa. Es más, con los 8,2 millones de euros se podría pagar la nómina de hasta 275 empleados (suponiendo que fueran de 30.000 euros anuales). El último ERE afectó a 130 empleados.

Por cierto, a la entrada del Hotel Ritz, de Madrid, se han manifestado decenas de trabajadores del diario Cinco Días, que protestan por la "dramática disminución de la redacción", que PRISA justifica por "las pérdidas de 0,5 millones de euros presentadas sobre el periódico en 2011", han explicado. Una cifra "poco contundente" en comparación con los 8,2 millones de euros que se embolsó su presidente.

Pablo Ferrer

[email protected]