De paso, ajusta cuentas con Zapatero, árbol caído

 

El editor más apoyado desde el poder en toda la democracia acusa al Gobierno saliente de beneficiar a Mediapro-La Sexta.

Todo elegancia y señorío, el primer ejecutivo (o es Fernando Abril-Martorell) del grupo PRISA, Juan Luis Cebrián ha arremetido en la mañana del miércoles contra Rodríguez Zapatero justo cuando el presidente del Gobierno ya no tiene quien le escriba. En un desayuno con el Foro de la Nueva Economía, Cebrián fue mucho más allá que Rajoy y atacó directamente a Zapatero al que, con delicado eufemismo, vino a llamar incapaz.

El grupo PRISA ha sido, sin duda, el conglomerado de medios que más favores gubernamentales ha recibido del Gobierno, especialmente de los gobiernos socialistas pero también de la extinta UCD. Su fulgurante crecimiento se ha debido al apoyo del Estado... principalmente. A cambio, PRISA siempre ha estado en la órbita-socio-progre.

Pero Cebrián no aceptó que Zapatero, allanara el grupo Mediapro-La Sexta de Jaume Roures y José Miguel Contreras, su aparato de propaganda favorito, justo en el mismo espacio de audiencia que PRISA. Y no le ha perdonado.

Encima, el ataque de Cebrián coincide con el tramo final para orillar definitivamente a los Polanco, que un año después de la muerte de Jesús Polanco ya había perdido el control de PRISA a manos de Janli y sus amigos de Liberty. Rivero les arrebató el poder y ahora va arrebatarles el dinero. En efecto, la sociedad Rucandio, donde se agrupan los accionistas tradicionales del país desaparecerá como tal. Cebrián pretende un canje de acciones de la tenedora por otra de PRISA, lo que dará liquidez a los títulos de los Polanco. Eso sí, unas acciones que llegaron a valer 20 euros y que ahora están en 0,85. Casi mejor no venderlas.

Miriam Prat

[email protected]