¿Acaso alguna vez han tenido problemas los turistas para visitar la mezquita de Córdoba y la catedral que alberga en su interior con la Iglesia como legítima propietaria Naturalmente que no. Antes al contrario, la Iglesia ha facilitado lo que nunca habría facilitado un musulmán sobre ningún templo cristiano: el conocimiento de la mezquita de Córdoba.

Pero miren ustedes por donde, doña Susana Díaz (en la imagen), presidenta andaluza, la moderada del PSOE, le ha dado tres meses a la Iglesia para ceder la propiedad o se la expropiarán. Menos mal que doña Susana es miembro de una cofradía sevillana, lo que demuestra su sensibilidad católica y su respeto a la libertad religiosa... de los musulmanes, verdaderos expertos en la materia.

Esta señora empieza resultar un poco hipócrita y demuestra que el único patrimonio que parece quedarle a la izquierda española es su cristofobia.

Hispanidad

[email protected]