• Otro giro en el proceso de saneamiento bancario.
  • Además, el Ejecutivo estudia una línea de liquidez que podría llegar hasta los 20.000 millones.
  • Guindos tiene claro que lo mejor sería que el Santander se hiciera con CX. Pero, según y cómo, el Popular también apuesta por él.
  • Y Bruselas incluso le anima a que disponga de los 60.000 millones de euros que le quedan en Europa. Ojo, que son créditos, no donaciones.
  • No sólo eso: el comisario Almunia asegura que también pueden plantearse más fondos, si fueran necesarios, para Bankia o para NCG Banco.
  • Y los hombres de negro vuelven a Madrid la próxima semana.
  • En el entretanto, el proyecto de la holding de los tres bancos nacionalizados se diluye.

Catalunya Caixa (CX) se ha convertido en el mayor quebradero de cabeza del ministro Luis de Guindos (en la imagen). Todo el proceso de saneamiento de los bancos nacionalizados, financiados con fondos españoles y con los créditos de la Troika: 40.000 millones de euros.

Y es que Catalunya Banc se diluye cada día. Empecemos por el final: la Comisión Europea, portavoz de la Troika, y el comisario Joaquín Almunia, portavoz de la Comisión Europea, animan al Gobierno español a usar créditos de los disponibles para el rescate bancario.

En concreto, se acordaron 100.000 millones de euros, de los que España ha dispuesto hasta ahora de 40.000 millones. Pues eso, que dispongan de más. Ahora bien, no son fondos, son préstamos, al 0,5%, ciertamente, pero préstamos, no donaciones. De hecho, el déficit público real de España no es del 7% sino de más del 10% del PIB, precisamente por el cose del rescate bancario.

Y es que en Bruselas tienen dudas de que Bankia, NCG Banco y Catalunya Caixa (en este caso no hay dudas, sino seguridad plena) no necesiten más fondos para salir del agujero.

Lo que no le gusta a Bruselas es la holding que se pretendía crear entre los tres grupos. Y por eso, la Holding cuyo estudio fue encargado a McKinsey y Nomura, probablemente no sirva para nada.

En este marco se plantea el problema de Catalunya Caixa, una entidad que se diluye día a día. Recuerden: Santander y Popular, los dos principales postores, pedían un crédito fiscal de entre 5.000 y 6.000 millones de euros. El FROB dijo no.

Pero es que, además, había otro problema. Los postores se dieron cuenta, como adelantara Hispanidad, de que había créditos mal contabilizados, lo que aumentaba el agujero de CX en 3.000 millones de euros. Pues bien, Luis de Guindos se está planteando, a pesar de que se había conjurado en contra, en una nueva aportación, con cargo a los 60.000 millones de euros disponibles, de esos 3.000 millones de euros extra. Ojo porque el Santander -el favorito de De Guindos para que se quede con Catalunya Banc- también exige una línea de liquidez por valor de 20.000 millones de euros. Ojo, esto no es un regalo del Gobierno español a Botín, pero no deja de ser una noticia agradable para un banquero.

Aún así, todos tienen dudas. Ya no se trata de agujeros o de falta de liquidez. CX tiene otro problema de negocio: la mayor parte de su carera crediticia

Y los hombres de negro regresan a Madrid la próxima semana. Hay que tomar una decisión ya.

Eulogio López

[email protected]