• Sería un banco de gran volumen extendido por toda la cuenca mediterránea.
  • Y si no, que Bankia absorba a CX.
  • Y sí, Goirigolzarri está dispuesto... aunque mantenga que las uvas están verdes.
  • Lo que está claro es que el ministro de Economía, Luis de Guindos, está hasta el gorro de la cicatería bancaria, en especial de Santander y BBVA.
  • Las ofertas estaban tan lejos de lo solicitado por el FROB: 900 millones de euros.
  • El titular de Economía ordenó suprimir la prórroga del gobernador Luis María Linde.

Como ya adelantara Hispanidad, el ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha cogido un cabreo profundo con los bancos postores de Catalunya Caixa (CX), por su cicatería. El Banco de España, que lidera el gobernador Luis María Linde (en la imagen junto a De Guindos) puso en subasta, por segunda vez, a Catalunya Banc, que sólo en capital ha supuesto una inyección de fondos públicos de 9.000 millones de euros. Las entidades llamadas a la licitación, o bien no acudieron (BBVA) o bien se mostraron dispuestas a ofrecer un euro, cuando el FROB, como también adelantara Hispanidad, solicitaba 900 millones de euros como precio de salida. Ante están magras propuestas -las de Santander, Popular y Sabadell- Linde decidió dar una semana de prórroga para que mejoraron las ofertas. Pero al ministro De Guindos se le acabó la paciencia: dio por cerrada la subasta. Desde Bruselas, en la mañana del martes, Guindos aseguraba que "Catalunya Banc es una entidad extremadamente solvente y con muchísima liquidez y con mucho valor". Vamos, por si no había quedado claro.

Así que Guindos propone dos alternativas: o bien que Bankia absorba a Catalunya Caixa o bien, y esto es nuevo, una fusión entre Catalunya Caixa, BMN y Bancaja, o la parte de Bancaja integrada en Bankia. Esta última parte no agrada a Goirigolzarri. Él es partidario de la primera. Ahora bien, no se dejen engañar por la postura oficial del presidente de Bankia: en teoría, no quiere absorber CX pero en la práctica estaría feliz de hacerlo. No olviden que Bruselas le ha reducido su ámbito de cobertura, en cantidad y en calidad. Además, una cosa está clara: el Gobierno cree en la capacidad de Goirigolzarri para sanear Bankia.

Lo que está claro es que, o el Santander acude con una nueva oferta muy distinta de la anterior, o CX se queda en el sector público. Para Guindos y para Linde, la actitud de los bancos españoles es un insulto. Mejor, un chantaje.

Eulogio López

[email protected]