• Son 1.000 más de los solicitados -y negados por el Banco de España- en la anterior subasta.
  • Una cifra que amalgama Esquema de Protección de Activos y crédito fiscal a la italiana.
  • El único que podría hacerle frente sería el BBVA.
  • Sólo que todo el Gobierno, sobre todo De Guindos, está harto de las reclamaciones de Francisco González (FG).
  • Mientras, José Carlos Pla afronta el ERE retrasado por Todó.
  • Aunque no nos equivoquemos: la labor de Todó no fue mala, aunque sí muy mediatizada por la Generalitat.
  • Pla se irá en cuanto se haga el traspaso, aunque le pidieran que se quedara. A sus 63 años, quiere jubilarse.

Emilio Botín (en la imagen) ya ha puesto su oferta sobre la mesa para hacerse con Catalunya Banc (CX): un euro y 6.000 millones de euros en ayudas públicas, en una mezcla -ahora ya muy de moda entre todos los postores, tanto como CX como por NCG Banco- entre Esquema de Protección de Activos (EPA) y crédito fiscal según el nuevo modelo en preparación: útil para desgravar y al mismo tiempo para consolidar el coeficiente de recursos propios.

Curioso, porque en la fallida subasta del pasado año sobre Catalunya Banc, tanto Santander como Popular pidieron 5.000 millones de euros en las mismas condiciones. El Banco de España les respondió que no podía porque resulta ilegal. Ahora, ya no lo será dada la nueva normativa sobre crédito social, a la italiana, que prepara el Gobierno y que adelantara Hispanidad. Ahora bien, ya no son 5.000 millones de euros sino 6.000.

El único contendiente importante del Santander para hacerse con él es el BBVA de Francisco González. Ahora bien, en primer lugar, ya se hizo con Unnim, con importantes ayudas públicas, que según cómo se hagan los cálculos serían de 3.000 millones de euros, aunque FG lo niegue. En segundo lugar, FG tiene hasta el gorro al ministro de Economía, Luis de Guindos y al gobernador del Banco de España, Luis María Linde, por sus exigencias en materia de la nueva regulación de créditos fiscales, que quiere se ejecute a la media del BBVA, ni más ni menos. No, el favorito para hacerse con CX es Botín.

Además, la Generalitat ha influido mucho con Adolf Todó pero ahora manda mucho menos. Todó retrasó, por presiones de la Generalitat, el ERE que se ponía en marcha el martes. Ahora bien, en CX todo el mundo está de acuerdo en que el equipo Todó, libre de injerencias políticas del nacionalismo catalán, lo habría hecho mucho mejor. Y Pla, de hecho, no ha cambiado a nadie.

Por cierto, si el Santander se hace con CX, ¿Qué hará José Carlos Pla Pues marcharse. Aunque le pidan que se quede, no lo hará. A los 63 años quiere jubilarse.

Eulogio López

[email protected]