Al igual que los griegos, Cataluña entra en una espiral de la deuda

 

Emitirá a tipos aún más altos para poder abonar los patrióticos vencimientos de noviembre. Artur Mas considera que no hay otro remedio.

Desgraciadamente, Cataluña empieza a parecerse a Grecia. La comunidad autónoma más endeudada de España se enfrenta al vencimiento de los llamados bonos patrióticos, que fueron colocados a un elevadísimo coste -contando interés, aseguramiento y comisiones- del 7,75%.

Pues bien, Artur Mas ya había advertido sobre la necesidad de nuevas emisiones para cubrir las anteriores -auténtica espiral de la deuda- y ahora fuentes de la Generalitat confirman a Hispanidad que es la única forma de salir del paso: nueva emisión de bonos patrióticos de 3.000 millones de euros y por etapas: al 4,75% el primer año, al 5% el segundo y al 5,25% el tercero. Si a eso le unen los costes de aseguramiento y la comisión bancaria, la conclusión es obvia: el coste de la deuda catalana se dispara y ha entrado en una espiral viciosa, en la que se emite, no para cubrir la inversión o el gasto públicos sino para pagar la deuda precedente.

En el Gobierno catalán son muy conscientes de ello y echan la culpa al derrochador gobierno tripartito de José Montilla -una culpabilidad bastante demostrable y bastante incontestable- pero lo cierto es que la técnica supone pan para hoy y hambre para mañana y lleva a la asfixia financiera. Es el mismo camino que comenzó Grecia, donde los ajustes draconianos -el ajuste del gasto público del Gobierno CIU ha sido muy potente- que sufren los ciudadanos nunca son suficientes.

Eulogio López

[email protected]