• García Margallo incluye "lo que haya que incluir para que no se celebre el referéndum".
  • El tremendismo nacionalista habla de 'fanatismo' y de 'tanques'.
  • El PNV se apunta a la fiesta: reunión entre Rajoy y Urkullu..., que no sirve para nada.
  • Debate de Política 'General' en Cataluña centrado solo en lo 'particular': la consulta independentista del 9 de noviembre. ERC se ofrece a entrar en el Govern y blindar así la consulta.
  • Artur Mas negociará con ERC su oferta de entrar en el Govern, aunque ahora no es "el momento".
  • Iceta (PSC) ofrece a Mas la colaboración del PSC para agotar la legislatura. 
Tarde o temprano iba a ocurrir, es decir, que alguien del Ejecutivo mencionase el artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de una autonomía en caso de sedición.

Ha sido en un desayuno informativo. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo (en la imagen), ha sido rotundo: el Gobierno "no va a tolerar la secesión de de Cataluña". Para ello, pondrá en marcha todas las medidas que la ley permite, incluida la suspensión de la autonomía, contemplada en el artículo 155 de la Constitución. "Lo único que puede hacer es utilizar todos los medios que le da la ley, sólo los que le da la ley pero todos los que le da la ley, para evitar la celebración del referéndum de secesión", ha dicho el ministro. Preguntado sí eso incluye la suspensión de la autonomía, ha contestado: "Incluido lo que haya que incluir para que no se celebre el referéndum. Porque el Gobierno ha jurado respetar la Constitución y las leyes, y hacerlas respetar".

Estas palabras, que son lógicas -pues en la Constitución figura esa posibilidad-, y que cabe interpretar como respuesta al órdago nacionalista -una especie de 'si tu juegas fuerte, yo también'-  han sido, cómo no, sobredimensionadas por el victimismo y tremendismo nacionalista, incluido el vasco.

El portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, ha pedido a García Margallo, que deje de actuar como un "incendiario" y le ha pedido que deje a un lado el "fanatismo" y la "intransigencia" y opte por la "sensatez". Desde su punto de vista "no es serio ir censurando y suspendiéndolo todo". "Si no le gusta un libro, lo censura; si no le gusta la autonomía o lo que resulta de ella, la suspende ¿Nos va a suspender la democracia", le ha preguntado.

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha preguntado al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación si el uso de todos los mecanismos legales que asegura que el Gobierno utilizará para evitar la consulta soberanista incluye también "el envío de tanques".

Típico de los nacionalistas, sobre todo de los vascos. Por cierto, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha destacado que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha pedido al presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, un viraje en la la política que sigue respecto a Euskadi, ya que, "a día de hoy", no ha habido "avances significativos en ninguna de las materias" planteadas por el Ejecutivo autonómico en esta legislatura. Ha sido tras la reunión que mantuvieron en el Palacio de La Moncloa el lehendakari y Rajoy. Una reunión que, como vemos, no ha servido para nada. Solo para que los nacionalistas vascos sientan que también se habla de ellos...
 
Pero volviendo a Cataluña -protagonista del culebrón-, se ha celebrado hoy martes el Debate de Política General, que más que general ha sido particular. Porque solo se ha hablado de la famosa consulta independentista prevista para el 9 de noviembre.  

El debate empezaba con el ofrecimiento de ERC, por medio de su presidente Oriol Junqueras, a la Generalitat para entrar en el Govern y blindar así la consulta: "Si el Govern nos necesita para blindar la consulta estaremos encantados de estar allí. Si el Govern nos llama estaremos encantados de estar allí. No solo encantados, queremos estar allí para blindar la consulta, para asegurar que la consulta se hace".

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, se lo ha agradecido, pero le ha emplazado a abordarlo en las próximas semanas porque cree que ahora mismo no es el momento de negociarlo. "Si es para blindar la consulta, le diría que ya lo está", ha dicho al replicar el discurso de Junqueras. Y ha añadido: "Todo lo que vaya en la línea de hacer más fuerte el proceso y darle más garantías es muy bueno. Llegado el momento, que creo que no es ahora, hablaremos y veremos en qué condiciones podemos dar más fortaleza el proceso político que vivimos".

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha tendido la mano al presidente de la Generalitat para "colaborar" en gobernabilidad de Cataluña e impulsar la negociación con el Estado para hacer posible "un nuevo acuerdo político con España".

Iceta ha pedido a Mas que no dé por finiquitada la legislatura cuando se haga evidente que el 9-N no habrá consulta -"ese día no se acaba el mundo"- y evite adelantar elecciones "otra vez" -sería el segundo llamamiento a las urnas en dos años- y evite un "nuevo fracaso" colectivo por algo que "no depende de nosotros". "Tiene la obligación política de agotar la legislatura", ha insistido Iceta, quien ha lamentado la sensación de fin de etapa que dejó el discurso de ayer de Mas.

Andrés Velázquez
[email protected]