La Audiencia Provincial de la Ciudad Condal ha tomado un acuerdo, jurídicamente irreprochable, que hará posible la continuación del trabajo de las acusaciones contra el médico abortista Carlos Morín.

La Audiencia ha resuelto que las adolescentes que penaron abortos declaren en el proceso contra Morín totalmente protegidas. La propia Audiencia ha manifestado que las jóvenes no podrán ser inculpadas en este proceso ni en ningún otro. Las declaraciones se originarán con absoluta independencia, sin que se puedan originar daños para las adolescentes, ya que han sido ellas las torturadas por el aborto (asesinato).

Las defensas muestran su entusiasmo, ya que realizarán con total libertad las interrogaciones que consideren oportunas para ratificar la ejecución de abortos ilegales. En algunos casos fuera de las semanas admitidas en ley y en otros sin los informes psiquiátricos adecuados. 

Las adolescentes, sobre las que se ejecutaron los abortos, podrán describir la vil especulación que atribuyen a los chiringuitos abortistas, ya que se practicaban los excesivos pagos de las prácticas abortivas sin que mediara ningún comprobante del pago realizado.
La Plataforma Caso Morín contempla como malo toda clase de aborto, sin embargo en el caso de Carlos Morín las acusaciones tratarán de exhibir la arbitrariedad de muchos de los abortos ejecutados en los chamizos abortistas.

Con las declaraciones de las jóvenes que padecieron abortos, el juico contra Carlos Morín y sus cómplices cogerá un sesgo contrario a lo que hasta ahora se ha comprobado en las diversas vistas orales. Dichas declaraciones junto a las indagaciones documentales que figuran en los autos han de llevar al fallo que los condenen por los crímenes, de los seres nonatos, de los que son acusados por parte del Ministerio Fiscal.

Recientemente me presentaron cinco casos de embarazo para que opinara sobre, si en alguno de ellos, sería lícito el aborto.

El primer caso es el de un marido asmático y la madre tuberculosa. Tienen cuatro hijos. El primero es ciego, el segundo sordo, el tercero murió en el parto y el cuarto tiene tuberculosis.

El segundo embarazo se produjo cuando un hombre blanco violó a una niña negra de trece años.

El tercero es el de una mujer con muchos hijos, dos de ellos han muerto, su esposo está en la guerra y a ella le queda poco tiempo de vida.

El cuarto caso es el de un pastor anglicano, con problemas económicos muy graves, ya tienen 14 hijos y son realmente pobres.

El quinto es el de una adolescente cuyo esposo no es el padre del hijo que está esperando.

Si en estos cinco supuestos se hubiera aceptado el aborto no habrían nacido cinco personajes de gran trascendencia para la Humanidad. En el orden de los casos citados: Ludwig van Beethoven, renombrado compositor, director de orquesta y pianista alemán. Una de las mejores cantantes de color: Ethel Walters. Juan Pablo II, que fue el Papa número 264 de la Iglesia Católica. Juan Wesley, pastor anglicano y teólogo y Jesús de Nazaret, redentor del mundo.

"Mi madre acudió al médico en su segundo mes de embarazo. El médico decretó la interrupción del embarazo, pero mi madre se negó. Siete meses más tarde nací yo. Hoy, en 1824, en el Kärmerton de Viena, estreno mi novena sinfonía, mi canto personal a la alegría de vivir", afirmó Clemente Ferrer
[email protected]