• El juez decreta prisión provisional del expresidente de Caja Madrid por el caso City National Bank de Florida.
  • Y ojo, todavía queda pendiente la otra bomba jurídica que afecta a Blesa: el crédito a Gerardo Díaz Ferrán, Marsans, hoy en prisión.
  • De nada ha servido el apoyo del expresidente Aznar para que el Gobierno influyera para atenuar la situación judicial de su amigo Blesa.

Miguel Blesa (en la imagen) tiene que ir a la cárcel de manera provisional. Así lo ha decretado este jueves el juez Elpidio José Silva, que considera que existe riesgo de fuga del expresidente de Caja Madrid, juzgado por la compra del City National Bank de Florida. Según fuentes jurídicas recogidas por Europa Press, este negocio podría haber acarreado pérdidas superiores a los 500 millones de euros.

En cualquier caso, la compra del banco norteamericano fue muy sonada. Para el acontecimiento, Blesa se llevó a Florida a todo el consejo de administración y a los representantes sindicales que, todo hay que decirlo, no hicieron ascos a la invitación.

Sin embargo, el periplo judicial de Blesa no termina aquí. Queda por saber cómo queda su situación en el caso del crédito de 26,6 millones de euros concedido a Gerardo Díaz Ferrán -Marsans- que actualmente está en prisión.

Sin embargo, Rato lo tiene mejor desde el punto de vista judicial. Al exvicepresidente económico con Aznar sólo se le puede acusar de ambición por ser un gran banquero tras fusionar siete entidades en dificultades para crear la tercera más importante del país. Pero eso no es delito.

En cualquier caso, de nada le ha servido a Blesa el apoyo de su amigo y expresidente José María Aznar para que el Gobierno influyera con el fin de atenuar su situación judicial.

Pablo Ferrer

[email protected]