• El préstamo fue avalado por la pensión de invalidez de la enferma.
  • Las financieras de grandes superficies no están sometidas al mismo control que las entidades financieras.
  • La empresa, que en España preside el ex ministro del PP, Rafael Arias-Salgado, asegura que es el interés habitual en créditos de consumo vinculados a tarjetas.
  • Un sistema reglado y centralizado de reclamaciones dificulta cualquier protesta de la familia de los interesados.

La financiera de Carrefour otorgó en 2004 un crédito al consumo por 7.000 euros a un interés del ¡1,67% mensual!, es decir, un 20% anual, lo que cuadruplica el tipo de interés legal y multiplica por 20 el Euribor que se utiliza como referencia en los créditos hipotecarios.

El crédito se otorgó a una mujer diagnosticada como esquizofrénica paranoide, y no se trataba de un préstamo finalista, sino ligado a una tarjeta de crédito. A la financiera de Carrefour sólo le preocupó que el crédito viniera avalado por la pensión de invalidez permanente de la titular.

En la propia financiera han asegurado a Hispanidad que son las condiciones habituales en este tipo de créditos y que, si querían reclamar o renovar las condiciones, deberían acudir a un sistema reglado, por el que el reclamante se dirige por escrito a la central de Carrefour, Oficina de Atención al Cliente. Ni tan siquiera se ofrece a los familiares y responsables legales del prestatario la copia del crédito para conocer el conjunto de las condiciones.

Carrefour España está presidida por el exministro de Fomento del Gobierno aznarista, Rafael Arias-Salgado. Su actividad financiera no ha dejado de crecer hasta el estallido de la crisis y, al no tratarse de un banco, lo cierto es que el control que ejerce el Banco de España sobre este tipo de entidades resulta muy limitado.

No obstante, el nuevo gobernador del organismo supervisor, Luis María Linde, ya ha solicitado un informe sobre los créditos otorgados por financieras. Eso sí, las preferentes resultan más urgentes aunque afectan a personas que tenían los ahorros necesarios para invertir en estos productos, mientras que este tipo de créditos puede recibirlos cualquiera, también pensionistas.

Eulogio López
[email protected]