Destinó 2.417.629 euros para atender a las víctimas de la crisis alimentaria de 2011En julio de 2011 se declaró una grave crisis alimentaria en el Cuerno de África que afectó a Somalia, Eritrea, Yibuti, Etiopía y Kenia. A la llamada de emergencia que lanzaron las Cáritas de los países afectados a través de la red internacional de Cáritas, Cáritas Española respondió con 2.417.629  euros, de los cuales 776.967  se han destinado a la rehabilitación y 1.640.662 a emergencia.

La acción caritativa y social de la Iglesia católica en España ayudó en 2011 a casi medio millón de personas en el Cuerno de África, según datos difundidos por ella misma. En concreto, a 463.938 personas.

De cara al futuro inmediato, Cáritas explica que los niveles de alerta se mantendrán al menos hasta septiembre en nivel 3 (crisis) y nivel 4 (emergencia) para las regiones pastorales del norte de Etiopía, las zonas altamente pobladas y productoras de cereales del centro y sur del país, así como para el este de Kenia  y el sur de Somalia. En Etiopía la temporada de lluvias cortas de febrero–marzo (llamadas belg) se han retrasado más de 6 semanas, produciendo un descenso en la producción y un aumento en los precios, que unido a niveles de malnutrición crónica, ha hecho saltar las alertas de las autoridades que pondrán en marcha programas de distribuciones alimentarias para los próximos meses.

En el este de Kenia y por tercer año las cosechas son escasas y las familias han empezado a migrar buscando trabajo en otras zonas y al sacar a los niños del colegio para trabajar.

Por su parte, Somalia se recupera poco a poco de la hambruna (nivel de alerta 5) y se esperan cosechas normales en agosto. Sin embargo, el nivel de alerta 3 de crisis se mantendrá aún en los próximos meses.

Mientras los campos de refugiados de Dollo Ado (Etiopía) y Dadaab (Kenia) siguen recibiendo somalíes que huyen de los enfrentamientos en Somalia. También en el oeste de Etiopía han llegado más de 35.000 refugiados de Sudán del Sur huyendo de los conflictos y bombardeos en la zona fronteriza con Sudán norte.

Cáritas Española mantiene su compromiso de apoyo a la labor de la Iglesia y las Cáritas de esta región africana. La prioridad es trabajar la resiliencia de las comunidades, su capacidad para recuperarse tras la emergencia, adaptar sus medios de vida a su contexto y prevenir nuevas emergencias.

Toda la ayuda para esas personas es siempre poca.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]