Pero las previsiones para 2010 son todavía mayores

 

La tendencia ha subido desde el comienzo de la crisis en 2007.

La evolución de la pobreza en España ha sufrido un fuerte incremento a raíz de la crisis económica y el año 2010 está mostrando los picos más elevados.

Aunque los últimos datos son de 2009, desde Cáritas se afirma que las cifras superarán las del año pasado ya que los problemas se han ido agudizando a medida que pasaban los meses, aumentaba el paro y se acababan las prestaciones del Gobierno.

Así, en 2008, Cáritas atendió a 400.000 personas, mientras que en 2009 pasaron a ser 800.000. Y en 2010, llegará, fácilmente, al millón de personas. Aunque las necesidades más acuciantes son las de alimentación, han ido aumentando también las solicitudes de ayuda para empleo, debido a las causas dichas anteriormente.

La mayoría de las personas que solicitan este tipo de ayuda son familias que padecen retrasos en la recepción de prestaciones, en desempleo, con rentas mínimas, que se ven empujadas a solicitar este tipo de ayuda, aumentando el número de familias normalizadas. El perfil de solicitantes de ayuda revela entonces dos tendencias: gente que acude por primera vez a Cáritas o gente que debe regresar tras volver a quedar excluida socialmente.

De cara al 2010, el perfil de las personas parece ser el mismo, pero lo que parece claro es que el número de personas que solicitarán la ayuda aumentará. Al menos el Estado cuenta con la ayuda de las entidades de acción caritativa de la Iglesia, las mismas que luego son despreciadas y de las que se dice que cuentan con privilegios. El privilegio de atender a los necesitados debe ser.

Juan María Piñero

[email protected]