La dictadura cubana miente: "En Cuba existe una amplia libertad religiosa"

 

El arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, ha dicho que el Papa Benedicto XVI, que visitará Cuba del 26 al 28 de marzo, viaja a su país para revivir "una fe un poco dormida, un poco borrada". Y afirmó que esta visita forma parte del esfuerzo del Papa para revivir la fe católica en países que necesitan "una recristianización".

Durante una intervención de 15 minutos en el Canal Educacional 2 de la televisión nacional cubana, Ortega declaró que el Pontífice conoce la verdad de la fe y advirtió de que "la ausencia de una verdad real puede llevar tanto al relativismo como a un régimen totalitario, cuando alguna persona piensa que tiene toda la verdad".

Además, Ortega indicó que la visita de Benedicto XVI será una continuación de la presencia papal en Cuba iniciada con la gira de Juan Pablo II y resaltó que varios asistentes del Pontífice han asegurado que el Papa "tiene a Cuba en su corazón".

Por su parte, el Gobierno -dictadura- cubano ha inaugurado una web con motivo de la visita del Santo Padre. En el sitio se puede encontrar toda la información sobre la visita del Papa Ratzinger, el segundo Papa que visita la isla después de Juan Pablo II, en 1998. Los visitantes del sitio también pueden descargar vídeos sobre la histórica visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, recogía Fides. Pero en la web le pillamos una mentira: dice que "en Cuba existe una amplia libertad religiosa".

Y todos sabemos que ni es ahora ni ha sido durante los más de 50 años de dictadura comunista.

Una dictadura que sigue muy activa. Según Aciprensa, la líder de las Damas de Blanco "Laura Pollán", Berta Soler, denunció que el Gobierno comunista está reprimiendo y deteniendo a las miembros de este grupo disidente porque no quiere que estén presentes en las Misas que Benedicto XVI presidirá en Cuba.

Las Damas de Blanco, que reúne a familiares y amigas de presos políticos, son conocidas por su lucha pacífica por los derechos humanos y por asistir a las Misas para pedir por la pronta liberación de los prisioneros de conciencia.

"Realmente eso es lo que hace el Gobierno cubano, por eso es necesario de que el Papa nos escuche", señaló Soler, que reiteró su pedido para que Benedicto XVI las reciba "aunque sea un solo minuto" y contarle "el drama que vive el pueblo de Cuba por la falta de libertad y de derechos".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]