En los tiempos de crisis en que nos encontramos, un mortal no repara en grandes dispendios. Silvio Berlusconi, el primer ministro italiano, con un patrimonio estimado por la revista 'Forbes' en 9.000 millones de dólares es el tercer ser humano más opulento de Italia.

 

Organiza muchas fiestas: sólo en Arcore, su pomposa villa de Milán, organizó el año pasado más de 17 zambras. A las que hay que añadir los regodeos que monta en el Palacio Grazioli, su residencia particular en Roma y las bacanales que rezliza en Villa Certosa, su palacete de Cerdeña.

Benedicto XVI aseveró que en Italia se está originando un cierto debilitamiento de la percepción de los principios éticos y de los comportamientos morales personales.

Muchos vaticanistas no titubean en suponer que sus palabras iban dirigidas al primer ministro Berlusconi, imputado por la fiscalía de Milán de haber sostenido una presunta relación carnal con una menor a cambio de muchos miles de euros y por abuso de poder.

Por otra parte el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone, hizo una apelación a la moralidad y a la legalidad en referencia a las imputaciones que pesan sobre el primer ministro italiano.

Berlusconi se ha negado a comparecer ante la fiscalía de Milán en la que se le imputa de presunta prostitución de menores. Ruby, airosa, envidiosa y malévola, la joven marroquí que cuando tenía 16 años mantuvo relaciones carnales con Berlusconi por una talega de euros, recibió una llamada telefónica en la que, Il Cavaliere, le dijo: te doy todo el dinero que quieras, te cubro toda entera de oro, pero lo importante es que escondas todo. Ruby afirma que le contestó: quiero salir de todo esto con cinco millones de euros.

Las mutilaciones, las torturas morales o físicas, los conatos sistemáticos para dominar la mente ajena, las condiciones infrahumanas de vida, las detenciones arbitrarias, las deportaciones, la esclavitud y la prostitución son prácticas en sí mismas infamantes, que degradan la civilización humana, afirmó Juan Pablo II, que será beatificado el 1 de mayo próximo.

Clemente Ferrer
[email protected]