• El resultado de los sondeos que realiza la petrolera española tendrán, por tanto, repercusión en las elecciones autonómicas y municipales del próximo mayo.
  • Aunque curiosamente el gran enemigo de estas prospecciones y presidente de las islas, Paulino Rivero, no será candidato. Fernando Clavijo le ha ganado esa partida.
  • El líder de Coalición Canaria no se rinde y sigue con su demagógica campaña contra Repsol. Sus últimas bazas son: una declaración institucional y una encuesta, donde el 75,4% se opone a los sondeos.
  • Los ecologistas de Greenpeace también han hecho visible su protesta, pero no han actuado igual con las prospecciones que hace Marruecos en una zona cercana.
  • Sin embargo, las posibilidades de éxito que baraja la compañía son del 18-19%, en línea con la cifra habitual en una perforación nueva (15-25%).

Este martes se cumple una semana desde que Repsol iniciara su primer sondeo en Canarias, denominado 'Sandía', el cual se sitúa a 54 kilómetros de las costas de Lanzarote y a unos 62 km. de las de Fuerteventura. Si tienen éxito y se constata la existencia de petróleo, es probable una segunda exploración ('Chirimoya').

En dos meses concluirán los primeros trabajos que realiza en buque Rowan Renaissance (en la imagen) en 'Sandía', es decir, a mediados o finales de enero. En ese momento se sabrá qué cantidad de petróleo hay, en caso de que se encuentre este hidrocarburo, como ha pasado en aguas marroquíes cercanas y motivo por el cual la empresa que preside Antonio Brufau va a por todas.

Sin embargo, la cantidad no es lo fundamental, sino que lo primordial es la calidad de este hidrocarburo. Este último aspecto, así como su viabilidad comercial, se conocerán después de esperar otros dos meses, es decir, a finales de marzo, coincidiendo con la etapa preelectoral.

Por ello, el resultado de los sondeos de Repsol repercutirá en las próximas elecciones autonómicas y municipales que se celebrarán en mayo. Si hay petróleo, se beneficiará el PP y los partidarios de las prospecciones, mientras que en el caso contrario, redundará en los opuestos a estos sondeos -Coalición Canaria (CC), principalmente-.

Aunque curiosamente el gran enemigo de estas prospecciones y actual presidente de las Islas Canarias, Paulino Rivero, no será candidato del partido que lidera. El alcalde de La Laguna (Tenerife), Fernando Clavijo, le ha ganado esa partida, pues resultó elegido en el Consejo Político de CC. Pero no sólo eso, Clavijo ha sido recientemente ratificado por la cúpula de este partido, a pesar de estar imputado por cuatro presuntos delitos, entre ellos un fraude en la concesión de ayudas municipales.

Por su parte, Rivero ha asumido bien la candidatura de su compañero, aunque no se rinde y mantiene su pulso contra Repsol con una demagógica campaña. Firmar una declaración institucional contraria a las prospecciones el pasado domingo y una encuesta encargada y publicada el lunes, donde el 75,4% de los canarios se opone a los sondeos, son sus últimas bazas, hasta la fecha.

A la oposición gritada a los cuatro vientos de Rivero se une la de los ecologistas de Greenpeace, que protagonizaron un conflicto con la Armada. A la petrolera española no le han sentado bien estas protestas, ya que no han actuado de la misma manera con las prospecciones que hace Marruecos en una zona cercana. Además hay que destacar que el petróleo no será un problema entre España y el reino aluí.

Sin embargo, las posibilidades de éxito que baraja la compañía son del 18-19%, en línea con la cifra habitual que se baraja en una perforación nueva (15-25%). Además en Repsol insisten en que sus cálculos son ciertos: España consume 300 millones de barriles de petróleo al año y si la cosa va bien rondarían los 30 millones de barriles anuales, es decir, el 10% de la demanda.

Respecto a la dependencia de hidrocarburos que tiene nuestro país, conviene recalcar que la investigación es positiva, pero no es algo que sólo haga Repsol, ya que en el mundo hay 2.000 perforaciones en marcha y en Canarias sólo dos.

Cristina Martín

[email protected]