Desde que el Banco de España se hizo cargo, las pérdidas se disparan

 

El único que opta con un mínimo de interés es Banesto. Eso sí, exige un EPA... y los números rojos siguen creciendo. La propuesta del chino ICBC retrasaría el proceso, pero no es desdeñable.

La CAM sigue siendo la clave de la innecesaria reforma de las cajas de ahorros. Desde que el Banco de España se hizo cargo de su gestión, las pérdidas se han disparado, convirtiendo el problema CAM en un problema insoluble, salvo tirando de la chequera pública.

Luego vino el ridículo de la subasta. El gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez se de plazo hasta el 26 de septiembre, lunes, pero ese mismo día se anuncia que se amplía el plazo hasta el miércoles 28. Mientras tanto se "anima" desde el emisor que los tres grandes bancos españoles, Santander, BBVA y Caixabank (Bankia no parece lógico) han sido animados a participar. Naturalmente, las ofertas serán todavía no vinculantes. El único que muestra deseos, al parecer sinceros, de hacerse con la CAM, es el Santander, mejor, su filial Banesto. Ahora bien, Emilio Botín exige, como un fondo cualquiera, un esquema de protección de activos. Y ojo, porque las cifras siguen subiendo. Hay que tener en cuenta que más del 15% del crédito es promotor y de coste el peor de los posibles. Por tanto, ese esquema de protección de activos (EPA) bien podría superar los 20.000 millones de euros y aproximándose a los 25.000 millones.

Y tampoco conviene despreciar la oferta presentada por el Banco Chino Industrial and Commercial Bank of China Limited (ICBC), recientemente instalado en España. El problema es el de siempre: la banca china no existe, existe el Gobierno chino, y la negociación con Pekín siempre es lenta, lentísima. Pero así se solucionó la crisis bancaria de los ochenta: vendiendo a entidades extranjeras dispuestas a instalarse en España.

Lo que está claro es que el coste de esta innecesaria reforma financiera de cajas de ahorros se dispara por días.

Mariano Tomás

[email protected]