Por supuesto, los 2.800 ya aportados deben darse por irrecuperables

Además, hay que añadir los 23.000 millones de euros en esquema de protección de activos y otros 14.000 en liquidez. Insistimos: el Banco de España se plantea la posibilidad de dejarla caer. El desastre CAM hace que Novagalicia Banco y Catalunya Banc pidan al PP otro sistema distinto al de intervención y pública subasta
El próximo jueves finaliza el plazo para presentar ofertas para la intervenida CAM, que se ha convertido en la piedra de toque de toda la reforma financiera y en el mayor desastre de reprivatización que vieron los siglos.
Por de pronto, los ofertantes ya están de acuerdo: no les basta con los 2.800 millones de euros ya aportados, quieren otros 1.500 millones. Ojo, en capital, y dejando claro que no será recuperable. A ello deben unir los 23.000 millones de euros de coste del esquema de protección de activos (EPA), 'un por si acaso' para cualquier tipo de agujero que pueda aparecer en el futuro, además de 14.000 millones en liquidez. Como la reforma financiera siga a este ritmo, no hay dinero en España para pagarla.

No es de extrañar que Novagalicia Banco y Catalunya Caixa hayan pedido una entrevista con el equipo de Mariano Rajoy para buscar otro sistema que no sea el de la intervención y subasta abierta. También lo pagaremos entre todos pero, al menos, no se dispararán las cifras.

A la CAM, a día de hoy gestionada por la gente del gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) -en la imagen-, no le paga ni el panadero.

No es de extrañar, por tanto, que el propio Banco de España se plante la alternativa de dejar la subasta desierta y liquidar la entidad, previo pago a los depositantes. Ciertamente, sería la tentativa más lógica, la que debió elegirse desde el principio. Si una entidad está quebrada que quiebre. La CAM no estaba quebrada sino vaciada: debió liquidarse tiempo atrás, en lugar de meter dinero público en ella.

Eulogio López

[email protected]