Andalucía y Aragón ya habían aprobado una ley en los parlamentos autonómicos sobre la muerte digna

 

El Consejo de ministros ha aprobado este viernes el anteproyecto de ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna.

El Gobierno de Zapatero quiere cumplir con lo que dijo el presidente de que en España nadie ha cuidado tanto los derechos sociales de los españoles. Por ello, acaba de aprobar en el Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de Cuidados Paliativos y Muerte Digna, temida por muchas personas como una transformación lingüística de la eutanasia.

Como eso suena muy mal -es matar gente para que no sufra, como a un caballo-, le cambian el nombre. Pero este anteproyecto no es nuevo. Ya hay dos comunidades que han aprobado unas leyes parecidas: Andalucía y Aragón. En esta última, los obispos escribieron una nota bastante clara en la que advertían de la derivación que este tipo de prácticas puede tener, encaminándose hacia la eutanasia pura y dura.

Lo malo es que ante esta situación los médicos cada vez están más indefensos, y más aún, si como pretende Suecia, el Consejo de Europa acaba prohibiendo el derecho a la objeción de conciencia de los médicos.

Parece claro que todas las medidas sociales del Gobierno de Zapatero en estos años no han sido suficientes y ahora quiere rematarlo en su despedida. Además, como juega con el dato a favor de la sentencia favorable al Dr. Montes, todo parece cuesta abajo. Esperemos que el Consejo de Europa no esté formado por miembros como los que dieron la razón al galeno del hospital de Leganés. Sino, las cosas van a ir muy mal.

Juan María Piñero

[email protected]