Critica las medidas del primer ministro británico y defiende las subvenciones de España
Culpa a la crisis de la construcción de las tasas actuales de paro
Cuando uno oye cierto tipo de declaraciones se sorprende de lo atrevidas que son. Y es el caso de lo que ha manifestado este martes el vicepresidente ejecutivo de la Fundación IDEAS y ex ministro de Trabajo, Jesús Caldera.
A diferencia de la derecha, en tiempos de crisis cuidamos el capital social. Cameron recorta 500.000 funcionarios, triplica las tasas universitarias y reduce un 25% la protección al desempleo, afirma sin ningún rubor. Como consecuencia, uno tendría que pensar: ¡Qué bien que estoy en España! Si viviera en el Reino Unido la situación sería terrible. Pero vayamos a los datos.
El salario promedio inglés anual es de 46.000 euros anuales, mientras que el español se sitúa en 21.500 euros anuales, menos de la mitad; pero además, el Reino Unido presentaba en diciembre unas tasas de desempleo del 7,8% mientras que en España se situaban en el 20,2%.
Y claro, cuando uno lee estos datos se pregunta cómo se puede uno vanagloriar de estas cifras. Y es que no se entiende que la mayoría de la gente honrada no quiere subsidios y subvenciones, sino que quiere un trabajo y hablar de las lindezas de nuestro Gobierno y criticar las de otro país, sin tener en cuenta que España está mucho peor, es de poco sentido común o de no tener muchas ideas.
Pero como en el cole, siempre la culpa es del otro. Del volumen de empleos perdidos, el 75% guarda relación,  directa o indirectamente, con el sector de la construcción. Descontando este factor, la economía ya habría crecido un 1,6% el año pasado, ha afirmado el ex ministro. Será con eso se consuela, pero no sirve de nada. Es como si alguien dijera que sin los casi cinco millones de parados, no habría desempleo. Pues sí. Pero la realidad es bien distinta. Hay cinco millones de desempleados. ¿Qué se está haciendo? Nada pues lo que se ha hecho hasta ahora reforma laboral- demuestra que no sirve para nada pues el paro continúa creciendo.
Lo que España necesita son buenas ideas, no simplemente ideas.
Andrés Velázquez
[email protected]