El mérito periodístico no es nuestro sino de Navarra Confidencial. Este diario digital regional ha puesto en la red, a lo wikileaks, el acuerdo, firmado en julio, entre el fondo de capital-riesgo JC Flowers y Banca Cívica, producto de la fusión entre tres cajas de Navarra, Burgos y Canarias, capitaneados por el líder de Cajanavarra, Enrique Goñi.

El documento no tiene desperdicio y dice mucho sobre lo que está ocurriendo en el desgraciado proceso de conversión de las cajas de ahorros en bancos con excusa de las fusiones frías. No sólo hay conversión en banca sino, ya en el periodo constituyente, tenemos a un fondo de capital riesgo metido dentro, con el aplauso del Banco de España. O sea, todo muy mutual, pura obra benéfico-social, oiga. Y todo ello con unos intereses draconianos, los propios del capital riesgo, que entra en las empresas con el único fin de desguazarlas. No me extraña que los navarros estén preocupados.

Entonces, ¿por qué tantos directivos de cajas de ahorros luchan por la conversión de sus entidades en sociedades anónimas? Pues mire usted, porque en un banco el directivo gana mucho más que una caja (justo al revés de lo que ocurre con los trabajadores de escalas inferiores).

Una de las formas que tiene de lucrarse el banquero, que no el cajero, consiste en las opciones sobre acciones, imposibles en las cajas porque carecen de acciones. Recuerden que Hispanidad publicó la petición de Enrique Goñi y su equipo directivo de poseer stock optios. De inmediato, nos llegó la negativa, en forma de solemne carta de rectificación. Con un argumento de lo más peregrino, se nos decía que Goñi no había pedido stock options porque no figuraba en los Estatutos de Banca Cívica. ¿Y por qué tendría que figurar? Las opciones son un acuerdo de Consejo, no hacen falta que figuren ni en los Estatutos ni el Reglamento: cuando se acuerdan, se acuerdan, y punto.

Pues bien, en el contrato que ha publicado Navarra Confidencial se dice justamente eso: que se estudiarán opciones sobre acciones, como pueden ver ustedes en el documento del digital navarro.

Cuando yo empecé en esto del periodismo económico los portavoces se permitían cualquier cosa en defensa de su entidades... salvo mentir. Esa era la línea roja que no se podía traspasar. Pero ahora hemos progresado mucho.

Eulogio López

[email protected]