El plan de incentivos implantado por el anterior presidente preveía pagar 25 millones a los directivos al abandonar el cargo
El consejo de la caja ha decidido suprimir este plan, hasta la semana pasada desconocido.
El viernes surgió la noticia de un plan de incentivos que el anterior presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, había implantado y por el que tanto él, como otros nueve directivos, pasarían a cobrar 25 millones de euros al abandonar sus puestos.
Aunque puedan resultar cifras escandalosas, sobre todo en un momento en el que hay csi cinco millones parados, lo cierto es que una empresa puede hacer lo que quiera con su dinero si cree que debe pagar a sus directivos por la labor realizada. Pero ahí está el problema. Si es su dinero. Pero es que ese dinero sale de las ayudas públicas que la caja recibió, el FROB, por lo que el tema se vuelve más escandaloso.
Por ello, y ante la polvareda surgida, el Consejo de BanCaja Madrid, se ha aprestado este lunes a suprimir este bonus que iba a recibir Blesa y los directivos, y Rodrigo Rato ha salido fortaliecido por esta acción en la que ha mostrado reflejos y que habría enrarecido, aún más, el oscuro panorama de algunas entidades financieras. Ya al dejar la entidad, Blesa recibió un finiquito de casi tres millones de euros, por lo que todavía habría salido más beneficiado. Pero todo parece indicar que no se había llegado a realizar el desembolso porque se trataba de un plan complementario a la jubilación.
Andrés Velázquez
[email protected]