• Y el gobernador del Banco de España advierte: no habrá ayudas públicas ni para NCG Banco ni para Catalunya Banc (CX). Veremos si lo cumple.
  • Y a los fondos que apuestan por el grupo gallego les exige que demuestren su voluntad de permanencia
  • Por su parte, el Santander y el BBVA insisten en que no tienen ninguna necesidad de las dos entidades, ni la catalana ni la gallega. Sin ayudas, no acudirán.
  • Última opción: la disolución por troceo.

Caixabank, la entidad presidida por Isidro Fainé, se apunta a la carrera por Novagalicia, aunque, como dicen sus rectores: depende de las condiciones.

Mal empezamos, porque desde el Banco de España, el subgobernador Fernando Restoy (en la imagen), advierte: no habrá ayudas públicas de ningún tipo. Ni eres, ni créditos fiscales ni ayudas a la reconversión laboral.

Y los aludidos responden: pues en ese caso no nos interesa.

En el caso de NCG Banco, su presidente, José María Castellano, presenta la alternativa de fondos norteamericanos que se hicieran con el 51% de la entidad. Ahí es el FROB, presidido por el precitado subgobernador, quien responde: tienen que dar muestra de permanencia.

Y en este juego de al desdén con el desdén, para el caso de desacuerdo, siempre le queda al FROB una alternativa: la disolución del banco (ahora conocida como resolución) por troceo.

Y es que la obsesión por salvar bancos nos ha llevado al rescate bancario, no mucho menos dañino que el rescate soberano. Y encima, la reconversión se retrasa y el crédito, no sólo no aumenta sino que se reduce.

Eulogio López

[email protected]