• Fue la primera entidad en crecer en margen de intereses. Ahora que amaina el temporal, Fainé opta por la moderación en los márgenes.
  • Al fondo, el proceso de potenciación de Criteria, al que nunca ha renunciado.
  • Los resultados de Caixabank certifican que, después de la adjudicación de Catalunya Caixa a BBVA, la página de "asumir desastres financieros de terceros" está cerrada.
  • Se reduce la necesidad de provisiones.
  • ¿Qué es hoy Caixabank El líder de la banca minorista española. Su objetivo: comercial: controlar el pago de nóminas.

O al menos, tal parece la filosofía que la entidad presidida por Isidro Fainé está poniendo en práctica desde  hace algunos trimestres. Son muchos los frentes que desde hace tiempo Caixabank tiene que estar controlando. Parece que después de la adjudicación de Catalunya Caixa (CX) a BBVA la página "asumir desastres financieros de terceros" está cerrada. El lío societario de la Ley Guindos que dio la puntilla a las cajas de ahorros, con la segregación de La Caixa y Caixabank ya ha concluido, y ahora sólo queda mejorar resultados.

Ya comentamos en el análisis del primer trimestre, que la comparación de la cifra del resultado neto, con respecto a la del mismo periodo del ejercicio 2013,no reflejaba exactamente la situación de la sociedad. Esto vuelve a pasar con los resultados del primer semestre, con un beneficio de 305 millones de euros, con respecto a la del mismo periodo del ejercicio 2013, esto es, 403 millones, En la de 2013 se incluían las bases imponibles negativas de consolidación del Banco de Valencia. Por eso, mejor partimos del resultado antes de impuestos, que son 303 millones de euros, frente a los 74 del ejercicio precedente. Evidentemente, cada vez se reduce más la necesidad de las dotaciones por deterioro de activos: 2.876 millones de euros en 2013 frente a los 1.714 de 2014 (un 54,3% menos), la subida de los márgenes de intereses en un 2,9% y alguna cosa más, como la realización de activos con la venta de su participación en BME, cifrada en 124M€, con una plusvalía de 47M€, la cuenta de resultados de Caixabank no ha de pasar dificultades para recuperar niveles de antes de la crisis.

Mimbres hay. Caixabank, mantiene el liderazgo de la banca minorista, aumentando recursos en el semestre por 5.589 millones de euros que, a pesar de los bajos tipos de interés no se marchan de la entidad, ya que los fondos gestionados y el ahorro a la vista también han crecido en la entidad, con un aumento del 7,7 y del 10,9% respectivamente.

La situación de la calidad crediticia mantiene una tendencia positiva. Los saldos de dudosos caen en 1.445 millones en el semestre, llegando al 10,78%, que supone una cifra de morosos de 2.797 M€, los inmuebles adjudicados por deudas continúan su buen ritmo de venta por lo que a 30 de junio su stock asciende a 6.747 M€ con una cobertura del 53,3%.

En definitiva, se reduce la necesidad de provisiones. Puede que estemos saliendo de la crisis bancaria para entrar en otra, pero, por el momento, estamos dejando atrás el abismo. Hay menos necesidad de provisionar.

Para Caixabank se inicia un tiempo de materializar en rentabilidad las políticas que ha ido desarrollando, encaminadas a mantener el nombre de una de nuestras entidades financieras con más prestigio. Otra cosa será que se cruce por medio en estos meses la política y la llamada cuestión identitaria de Catalunya arrastre el trabajo bien hecho de estos años. Parece que ésta y no la económica puede ser la incertidumbre de la entidad, pero por el momento, ha sabido mantener bien la presión política, tanto la de la Generalitat como la de La Moncloa.

¿Qué es hoy Caixabank Es el líder de la banca minorista española. Su objetivo: comercial: controlar el pago de nóminas. De esa fuente procede todo el caudal del río y es el único negocio que permite formular otros, como la gestión de activos, la venta de seguros y de fondo de pensiones, etc.

Rodrigo de Silos

[email protected]