Caixabank quiere pasar del 10 al 15% de cuota de mercado. O sea, un Banco Popular

 

Acepta que quiere crecer en España y fuera de ella, pero siempre absorbiendo, siempre en finanzas, nunca en industria.

El director general de Caixa, y a partir de ahora vicepresidente y consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, lo tiene claro: ahora tiene una cuota de mercado del 10% y quiere pasar al 15%. Nin es ambicioso pero sincero: asegura que es difícil que ese crecimiento sea orgánico. En otras palabras, que se quieren comer a algún banco. Para ser exactos, a preguntas de Hispanidad, Nin aclara: "¿Absorción o fusión? Siempre absorción". Vamos, que quiere comer, no ser comido ni tampoco compartir.

Ahora bien, miren por dónde, resulta que, por pura casualidad, absorber el Banco Popular les supondría un 5% más y así lograr un 15% de cuota bancaria en España. Pura casualidad, insisto.

Y no deja de ser curioso, mirando a la expansión internacional de Caixabank, a  las compras en Europa central y oriental, en México y Estados Unidos o en China, en Portugal o en Francia, había venido marcado por participaciones minoritarias, no de control. En otras palabras, Caixa quiere pasar de 5.400 a 6.000 oficinas en España. En España admiten paridad, quiere mandar. Pero en el extranjero sí… porque a la fuerza ahorcan. Don Carlos Slim, por decir algo, mantiene excelentes relaciones -"hay química", dijo Isidro Fainé- pero mantiene a Caixa en el 20% del capital de Inbursa.

En definitiva, la conversión en banco de la principal caja de ahorros españoles -aunque la matriz siga manteniendo su carácter mutual, ya veremos por cuánto tiempo- supone la desindustrialización de España.

Eulogio López

[email protected]