• El beneficio del Santander Reino Unido se desplomó un 42%.
  • El CEO quería dejarle sin bonus. Su padre, Emilio Botín, decidió reducírselo a la mitad.
  • La sucesión en la Presidencia, en el alero.
  • Como media, los incentivos 2011 de la primera línea de ejecutivos del Santander se reducen en un 25%.

Los resultados de Santander Reino Unido, la filial que lidera Ana Patricia Botín, han vivido su peor año desde que se cerró el saneamiento del Abbey y del resto de firmas adquiridas por el Santander en Gran Bretaña. El CEO del Grupo, Alfredo Sáenz, muy crecido tras el indulto de Zapatero, le ha recriminado a Ana Patricia -quien todavía sigue siendo la principal candidata a sustituir a su padre, Emilio Botín, al frente del consolidado- su gestión durante 2011, con un beneficio que se desplomó un 42%, esto es, el peor de todas las grandes divisiones del Grupo.

Sáenz insistió en que, como castigo, Ana Patricia Botín no debería disfrutar del bonus pero, al final, su padre, Emilio Botín, decidió reducírselo a la mitad. Para hacerse una idea, la reducción media de los bonus al equipo ejecutivo del Santander ha sido del 25%.

Y el asunto no acaba ahí: Sáenz ha exigido a Ana Patricia un nuevo plan para reflotar Santander Reino Unido. La hija de Emilio Botín había planteado una estrategia similar para que le diera buen resultado en Banesto, sobre todo encaminada a la banca al por menor. Sin embargo, ahora se piensa en banca corporativa. Lo cual podría suponer una reducción de efectivos, aunque todavía es pronto para sacar conclusiones.

Y el problema es que la caída de Ana Patricia Botín complica la sucesión. A día de hoy, tras el indulto de Sáenz y la 'dormición' del proceso fiscal contra la familia Botín, Ana Patricia volvía a ser la candidata principal para sustituir a su padre al frente del Grupo Santander. Esto, desde luego, no ayuda.

Eulogio López

[email protected]