• La CE 'recomienda' limitar más el IVA reducido o aumentar las tasas de determinados productos que gozan de este tratamiento fiscal, incrementar los impuestos medioambientales y hacer frente al déficit tarifario, además de garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social mediante la reforma de las pensiones.
  • La CE también recomienda revisar la reforma laboral a fin de reducir la dualidad, facilitar el ajuste de los salarios a las condiciones económicas y mejorar las políticas activas de empleo.
  • Mientras, la OCDE prevé un paro por encima del 27,3% y un déficit del 6,9% en 2013.
Este miércoles ha dado a conocer la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sus previsiones económicas para España. Aviso: no son buenas cifras.

Vamos por partes. El desempleo aumentará hasta el 27,3% este año y volverá a subir al 28% el próximo.

Seguimos: la economía española caerá un 1,7% en 2013, tres décimas más que en su anterior informe, y el crecimiento del PIB en 2014 será del 0,4% (en vez del 0,5% anterior). Además, la OCDE prevé un incremento de las exportaciones del 2% que compensará la caída del 1,7% de la demanda doméstica.

Por su parte, el ratio de deuda respecto al PIB también continuará al alza en los próximos años, al pasar desde el 84,1% de 2012 al 91,3% en 2013 y al 97% en 2014.

Respecto a la inflación, la organización con sede en París cree que las presiones están contenidas, ya que espera que los precios repunten un 1,5%, mientras que en 2014 subirán cuatro décimas.

Por otro lado, la OCDE señala que el déficit continuará cayendo, aunque según sus estimaciones el descenso en 2013 será mínimo, ya que pasará del 7% de 2012 (10,6% teniendo en cuenta las ayudas a la banca) hasta el 6,9% en 2013. En 2014, el déficit público cerrará en el 6,4%, según la organización.

De cumplirse las previsiones de la OCDE, España incumpliría los objetivos presentados a Bruselas para reducir el déficit por debajo del 3%.

Pero no preocuparse: precisamente, la Comisión Europea envía este miércoles formalmente su recomendación de dar dos años más a España para reducir su déficit público por debajo del 3% del PIB, al igual que los demás objetivos fijados: un déficit del 6,3 % este año, del 5,5 % en 2014, del 4,1 % en 2015 y del 2,7 % en 2016.

A cambio de aumentar el plazo para reducir el déficit público por debajo del 3%, la CE exige a España más medidas. Por ejemplo, Bruselas considera que aún hay margen para limitar más el IVA reducido o aumentar las tasas de determinados productos que gozan de este tratamiento fiscal, incrementar los impuestos medioambientales y hacer frente al déficit tarifario, además de garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social mediante la reforma de las pensiones.

La CE también recomienda revisar la reforma laboral a fin de reducir la dualidad, facilitar el ajuste de los salarios a las condiciones económicas y mejorar las políticas activas de empleo.

Andrés Velázquez
[email protected]