• Pero sí el de los ejecutivos de las 10.000 empresas que cotizan en las bolsas del continente.
  • Serán los accionistas los que tengan que aprobar el máximo que podrán ganar los ejecutivos y los consejeros.
  • La norma comenzará su tramitación parlamentaria en otoño y probablemente encuentre la oposición de Reino Unido para su aprobación.
  • Es un paso importante, aunque el efecto será limitado: el 50% del mercado bursátil está copado por grandes inversores a los que no les importan las remuneraciones de los ejecutivos.
  • Y la banca queda exenta porque tiene su propia norma, aunque no impone ningún límite real al sueldo de los banqueros.

La crisis ha puesto sobre la mesa muchas cuestiones que antes no se tenían en cuenta. Una de ellas, no menor, es el sueldo de los ejecutivos de las empresas que cotizan en bolsa. Ahora, el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier (en la imagen) quiere limitar o, al menos, establecer un mecanismo para que sean los accionistas los que den el visto bueno a esas remuneraciones.

Concretamente, la CE aprobó el pasado miércoles -en la recta final de la legislatura- la directiva sobre este asunto. Pero miren por dónde, la norma no afecta a las entidades financieras. La excusa: el sistema financiero tiene su propia regulación. El problema es que esa regulación, lo único que limita es el variable, que no puede superar la parte fija, aunque los accionistas pueden ampliar esa diferencia al doble. Pero nada más.

En otras palabras: la CE no se atreve a limitar el sueldo de los banqueros y ha dejado escapar una gran oportunidad para dar más poder a los accionistas de las entidades financieras en un asunto tan sensible como las retribuciones de los ejecutivos.

Pero sí lo ha hecho para las 10.000 cotizadas que hay actualmente en Europa. Serán los accionistas de esas compañías los que tengan que aprobar, cada tres años como mínimo, el máximo que podrán ganar los ejecutivos y los consejeros. Entre la información que deberán trasmitir las empresas figura la diferencia entre la remuneración de los ejecutivos y la de los empleados. Aunque no se establece un límite para ese ratio, será una información muy útil para los accionistas a la hora de tomar una decisión.

Para que se hagan una idea, en nuestro país, en 2011, los salarios medios de los consejeros del IBEX eran 83,6 veces el salario medio de sus empleados, tal y como publicó Cinco Días.

La norma comenzará su tramitación parlamentaria el próximo otoño y una vez concluida tendrá que ser aprobada por el consejo de ministros de la Unión Europea, donde probablemente encuentre la oposición de Reino Unido.

Sin duda, se trata de un paso importante, aunque el efecto será limitado: el 50% del mercado bursátil está copado por grandes inversores a los que no les importan las remuneraciones de los ejecutivos.

Pablo Ferrer

[email protected]