Según el Ejecutivo Comunitario tales medidas serían unas herramientas magníficas para bajar el paroLa Comisión Europea ha propuesto este miércoles a los Estados miembros como medida para crear más empleo que reduzcan las cotizaciones sociales que pagan los empresarios y que esta medida sea compensada con el aumento de impuestos como el IVA.

Se trata de una medida que contradice la política anunciada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, presidente de un país de tradición 'bismarckiana' en el que las pensiones y las prestaciones sociales se financian con las cotizaciones sociales y no con los impuestos que en este caso serían sufragados tanto los que cotizan y van a recibir pensión como los que no lo hacen. De adoptarse semejante medida, según han señalado algunos economistas en un reciente acto de FEDEA, se estaría creando una cierta injusticia entre los que cotizan y los que no.

Al gobierno de Rodríguez Zapatero ya se le sugirió en su momento subir el IVA y bajar las cotizaciones. Hubo un rechazo frontal por parte del Ejecutivo socialista, ya que según se argumentó, pondría en peligro flagrante el sistema de pensiones. Rajoy ha repetido por activa y por pasiva que no va a subir el IVA. Aunque no está claro lo que va a suceder en el año 2013. Miguel Ferre, secretario de Estado de Economía, en unas recientes jornadas de la APIE no se mostró absolutamente rotundo al respecto. Sólo dijo: "En la situación actual no vamos a subir el IVA en el 2013".

Bruselas  ha sugerido "reducir la carga fiscal sobre el trabajo desplazándola hacia tasas medioambientales, sobre el consumo o sobre la propiedad", argumentan que "En muchos Estados miembros, hay margen para reducir las contribuciones a la seguridad social de los empresarios, que representan la mayor parte de la carga fiscal".

El Ejecutivo comunitario apuesta por "concentrar la reducción en los grupos más vulnerables, especialmente en los que ganan salarios bajos". La medida, señalan, tendría repercusiones positivas en su empleabilidad a largo plazo y constituiría una herramienta para aumentar la demanda de trabajo. Los expertos de Bruselas apuestan también por concentrar las bonificaciones a los sectores especialmente vulnerables, como los jóvenes o los parados de larga duración.

Lo cierto es que Europa tiene que hacer algo para crear empleo en una zona del mundo en el que el paro alcanzó su tasa record del 10,2% en el mes de febrero. Los empresarios, con la crisis, se asustan a la hora de contratar personal por miedo a no poder hacer frente a los pagos de las cotizaciones sociales. Para lograr el objetivo que se ha fijado la UE y alcanzar una tasa de empleo del 75% se tendrían que crear 17,6 millones de puestos de trabajo antes del 2020.

Sara Olivo

[email protected]