Y mientras, Francia cumplió en 2012 su objetivo de reducir el déficit al 4,5 % del PIB

Como se sabe, la madre del cordero en Europa está en si se sigue con la austeridad -impuesta por Alemania- o se empieza a estimular el crecimiento. Pues bien, no llegan buenas noticias: el Gobierno de Angela Merkel planea nuevos recortes en el gasto público de hasta 6.000 millones de euros con el propósito de lograr un presupuesto estructuralmente equilibrado en 2014, según ha informado el diario Rheinische Post citando fuentes del Ministerio de Finanzas.

El ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble dijo: "Si queremos llegar a un presupuesto estructuralmente equilibrado en 2014 tenemos que cerrar una brecha de alrededor de 5.000 millones de euros".

Y ya se sabe que quien viene detrás 'semos' los demás europeos. Porque quien manda es Alemania.

Los que parece haber hecho los deberes, al dictado alemán, han sido los franceses. Francia consiguió cumplir su objetivo de reducir el déficit público al 4,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012, según los primeros cálculos revelados por su ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, que mantiene también la meta de una nueva rebaja al 3% este año.

Veremos qué pasa con España. Por lo pronto, la Comisión Europea ha confirmado de nuevo este viernes que no pedirá nuevos ajustes a España para cumplir el objetivo de déficit pactado con Bruselas para 2012 y 2013 pese al riesgo de desvío constatado ayer por el Ministerio de Hacienda del cumplimiento del objetivo para este año en siete comunidades autónomas. Pero tampoco eso es muy creíble.  Sobre todo, después de ver actuar al Gobierno Rajoy, que ha hecho justo lo contrario de lo que anunció en su programa electoral.

Andrés Velázquez

[email protected]