• El desastre de NCG Banco: 9.000 millones de euros perdidos para regalarle el banco a un grupo bajo sospecha.
  • Al final, un banco de menos de 2.000 millones de euros se queda con uno de más de 60.000 millones de euros.
  • Y ahora Novagalicia estará dirigida por un octogenario; el negocio por su yerno.
  • Y mientras, José María Castellano, el hombre que saneó Novagalicia, expulsado por la puerta de atrás... sin llevarse un euro.
  • El capital internacional interesado se repliega: ya no les interesa Catalunya Banc. Después del tongo de la subasta de NCG Banco, no se fían de la trasparencia del FROB.
  • Aunque el ministro De Guindos hace de la necesidad virtud: asegura que no se troceará y que todo marcha bien.

Bruselas observa, atónita, la concesión por parte de FROB de Novagalicia Banco (NCG Banco) al grupo venezolano Banesco, de Juan Carlos Escotet. Fuentes de la Comisión Europea aseguraron a Hispanidad que no han intervenido en la recta final del proceso, "al menos en sus pormenores", pero que su asombro viene, ante todo, por la identidad de a quién se ha otorgado: al grupo Escotet, un conglomerado sin experiencia de banca doméstica (salvo por la compra del Banco Etcheverría) así como por las condiciones acordadas. Empezando por el final, un banco que, si nos atenemos al cambio (real, que no oficial) del bolívar por el dólar, tiene un balance que no alcanza los 2.000 millones de euros, pero que ahora se hace con un banco de más de 60.000 millones de euros.

Más extraños: un banco que ha recibido 9.000 millones de euros de dinero público se vende por 1.000 millones de euros. De los cuales, ojo al dato, Banesco pagará 400 millones ahora y 600 en cinco años. Es decir, que pagarán su inversión con los activos de la propia Novagalicia, no lo duden. Los otros 600 lo pagarán en 2018... y siempre que se cumplan una serie de condiciones.

Pero no han pedido nada, aseguran los medios y los bancarios del FROB. Mientras, para cualquier tipo de pérdidas no previstas, el Estado español pagará hasta el 85% de las mismas.

Por comparar: JC FLowers ofreció 1.000 millones de euros ya mismo, sin condiciones, e incluso cubrir, con otros 1.000 millones, las posibles pérdidas que fueran apareciendo. Eso sí, a partir de ahí, la responsabilidad sería del Estado, pero recuerden que el propio vendedor, el FROB, calculó en 800 millones de euros esas pérdidas probables.

Conclusión, en la Comisión Europea se preguntan si, dentro de cinco años, los Escotet no devolverán el banco o lo dejarán caer.

Otra comparación: Guggenheim ofrecía 600, a tocateja, y un epa, pero sólo hasta 500 millones, de euros, de los que abonarían, no el 15%, sino el 50%. Tanto JC Flowers como Guggenheim presentaban mejores ofertas que la de Banesco.

Además, el grupo venezolano está bajo la lupa de las autoridades norteamericanas. En Caracas, Hugo Chávez y Nicolás Maduro les han permitido actuar porque los Escotet no tienen experiencia bancaria pero sí una gran experiencia en canje de divisas, sobre todo desde su base de operaciones en Panamá, divisas de las que el régimen bolivariano anda muy necesitado.

¿Y quién va a dirigir la nueva Novagalicia Desde luego no José María Castellano, que ha saneado el banco con bastante prontitud, pues el presidente Feijóo ha decidido prescindir de sus servicios, así como de los del consejero delegado, González Bueno. Ambos se van sin cobrar un euro, lo cual les honra.

No, la nueva Novagalicia la gestionarán Francisco Javier Etcheverría, de 80 años, mientras el consejero delegado será su yerno, Francisco Botas.

Con todo esto, el gran enigma, en Bruselas y en Madrid, es el siguiente: ¿Qué le han dado los Escotet al presidente gallego, Núñez Feijóo, para decidir la balanza a favor de los venezolanos

Y no, en este tongo de la subasta de NCG Banco nada ha tenido que ver el presidente del FROB, Fernando Restoy, enemigo jurado de Castellano. Restoy quería dárselo a un banco español, BBVA o Caixabank, no a Banesco.

Nadie lo sabe pero sí es cierto que los fondos de inversión que se habían interesado por Catalunya Banc (CX), el siguiente banco nacionalizado en ser subastado, se han vuelto atrás. No ven claro que el sistema del FROB resulte trasparente. En plata, que no se fían.

Eulogio López

[email protected]