• Ambos defienden la actual ley del aborto (tres supuestos) y apoyan la legalización del matrimonio gay.
  • Rousseff (Partido de los Trabajadores) ha ganado las elecciones con el 41,39% de los apoyos; mientras que el socialdemócrata Aécio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña) ha cosechado un 33,78%.
  • La gran sorpresa ha sido el batacazo de Marina Silva (Partido Socialista Brasileño), que ha quedado en tercer lugar con un 21,26% de los votos. 
Primera vuelta de las elecciones en Brasil. Con el escrutinio casi finalizado, la actual presidenta y candidata a la reelección Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores) ha ganado las elecciones con el 41,39% de los apoyos; mientras que el socialdemócrata Aécio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña) ha cosechado un 33,78%. Así que ambos pasan a la segunda vuelta, que se celebrará el 26 de octubre.

La gran sorpresa ha sido el batacazo de Marina Silva (Partido Socialista Brasileño), que ha quedado en tercer lugar con un 21,26%, cuando muchas encuestas la situaban en segundo lugar. Y ya muy lejos de los tres principales candidatos, en cuarto lugar se encuentra la izquierdista Luciana Genro, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), con un 1,58%.

El buen resultado de Neves -según los analistas- se debe a su buena gestión y a su experiencia como gobernador regional en Minas, durante dos legislaturas, que ha convencido a los suficientes votantes de la oposición de que él era la apuesta más certera para enfrentarse a Rousseff. Tras conocerse los resultados, Neves ha invitado a los partidos derrotados a apoyar su candidatura con vistas a la segunda vuelta: "Todos los que puedan dar contribución son bienvenidos. El nuestro no es un proyecto de un partido sino de todos los brasileños que quieren ver al país crecer".

Ahora bien: ¿Qué piensan Rousseff y Neves de  los 'principios no negociables' -es decir, de los principios establecidos por Benedicto XVI- que un católico debe tener en cuenta a la hora de votar: vida, familia, libertad de enseñanza y bien común; o más en concreto: no votar a partidos que defiendan el aborto en alguna de sus formas o el matrimonio homosexual, como contrarios a la ley natural

Según Pulzo.com, respecto al aborto, Rousseff está en contra de la legalización y a favor de la actual ley que solo permite el aborto en caso de violación, riesgo para la vida de la madre o cuando el feto es anencefálico. Por su parte, Neves está contra la legalización del aborto, es decir, que apoya la legislación actual.

Y respecto al matrimonio gay, Rousseff se muestra a favor (en Brasil el matrimonio gay es reconocido por la Corte Suprema, pero el Congreso no ha legislado al respecto). Mientras que Neves se declara a favor del matrimonio gay, pues opina que es "ya una realidad".

Así que tanto Rousseff como Neves son personas del Nuevo Orden Mundial, se consenso político-mediático-social empeñado en hacer ingeniería social mediante la aprobación de leyes contra la ley natural. 

Andrés Velázquez
[email protected]