• Cinco heridos en Sao Paulo el día de la inauguración del evento.
  • Los trabajadores del metro se concentraron frente al sindicato.
  • Los conductores de autobuses de Natal mantienen una huelga indefinida en demanda de mejores salarios.
  • Trabajadores de los tres aeropuertos de Rio comenzaron un paro de 24 horas.
  • Algunos de los periodistas que cubren el evento ya han podido sufrir en sus carnes la delincuencia común. 
En Brasil no cesan las protestas frente a los gastos del Mundial de Fútbol -inaugurado ayer jueves-, un evento que muchos brasileños consideran innecesario mientras servicios básicos esenciales no están cubiertos.

En Sao Paulo se produjo una nueva algarada que se saldó con cinco heridos, tres periodistas y dos manifestantes, debido al uso de pelotas de goma y gas lacrimógeno por parte de la Policía Militar, según informa 'Folha de São Paulo'.

También durante la mañana los trabajadores del metro se concentraron para pedir la readmisión de los 42 trabajadores despedidos por el Gobierno de Gerlado Alckmim, del Partido de la Social Democracia Brasileña tras la huelga de metro.

Por su parte, los conductores de autobuses de Natal, una de las 12 ciudades sedes del Mundial de Brasil, decidieron mantener una huelga indefinida en demanda de mejores salarios.

Mientras que los trabajadores de los aeropuertos de Río han comenzado la medianoche de este viernes un paro de 24 horas en los tres aeropuertos de la ciudad: el internacional Tom Jobim (Galeão); el de vuelos nacionales, Santos Dumont; y el de Jacarepaguá, en la zona oeste de la ciudad. Reivindican mejores condiciones de trabajo, la firma del convenio colectivo y una bonificación por el trabajo extra durante el Mundial de Fútbol.

A todo ello se suma la inseguridad ciudadana, que algunos de los periodistas que cubren el evento ya han podido sufrir en sus carnes y los estadios sin terminar...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]