• Para ser exactos, una absorción de ACS por la empresa de Villar Mir.
  • Y de paso, Juan Villar Mir, el empresario más próximo a Mariano Rajoy, quiere suceder a Florentino como presidente del Real Madrid.
  • La angustiosa situación financiera de Florentino y de Alberto Cortina coadyuvan a esa fusión.
  • El principal acreedor de ACS es el Santander pero el principal acreedor de Florentino Pérez es el BBVA.

La noche electoral del 20 de noviembre de 2011, cuando Mariano Rajoy consiguió la mayoría absoluta, en la calle de Génova de Madrid le rodeaban sus fieles. Cargos y empleados del partido. Poca gente del mundo económico. Pero sí había un empresario, de nombre Juan Villar-Mir de Fuentes (en la imagen junto a su padre), vicepresidente de OHL y ojo del presidente y propietario, Juan Miguel Villar-Mir, a quien sucederá al frente del Grupo. Sí, ahí tienen al empresario que puede presumir de ser amigo de personal de Mariano Rajoy.

Además, el empresario más próximo al presidente se prepara para asumir el cargo de presidente de OHL, que no es la constructora más grande de España pero sí la más rentable, ahora aliada con Abertis, además de para ser presidente del Real Madrid, lo que quiso ser su padre.

Y aquí entra Florentino Pérez. El problema de Pérez es doble: la deuda de ACS y la suya propia. El principal banco de ACS es el Santander pero el principal acreedor de Florentino es el BBVA. Y ambas entidades, la de Emilio Botín y la de Francisco González andan preocupadas.

Y por eso, ambos bancos, en alianza con los March, más que hartos de la gestión de Florentino en ACS, intentan una fusión entre OHL y ACS, más bien una absorción de ACS por OHL, del grande por el pequeño.

Como preocupado andan los March, primer accionista de ACS, quienes insisten, con poco éxito, a Florentino Pérez, para que ACS no reparta dividendo con cargo a 2012, tal y como adelantara Hispanidad. El problema no es sólo la deuda de ACS sino también la deuda de Florentino Pérez y Alberto Cortina, deuda con la que mantiene su participación en el control de la constructora.

Florentino cuenta con el apoyo de Alfredo Sáenz en el Santander pero el banco está viendo la fusión como necesaria. Por su parte, FG ha endurecido las condiciones para mantener el endeudamiento a Florentino Pérez y los March son los más interesados en buscar una salida al túnel donde se encuentra ACS.

Eso sí, Juan Miguel Villar Mir exige controlar la resultante. Estamos hablando de una empresa como ACS que capitaliza 5.300 millones de euros frente a la otra, que además quiere ser absorbente, con una capitalización de 2.200 millones, aunque con un balance mucho más limpio.

Un portavoz oficial de OHL se ha puesto en contacto con Hispanidad para negar que ambas constructoras estén negociando una fusión. Queda dicho, aunque desde Hispanidad nos ratificamos en el interés de Santander y de los March por llevar a cabo el proyecto, proyecto confirmado a este diario digital, además, con las precitadas condiciones, por miembros del equipo directivo de la constructora de Villar-Mir.

Eulogio López

[email protected]