• Tal y como adelantara Hispanidad.
  • El problema es que es una decisión de Luis María Linde, no de Botín.
  • El propio informe jurídico del Banco de España posibilita que Saénz continúe como primer ejecutivo del Santander.
  • Durante la Junta del banco, varios accionistas han rechazado la continuidad del directivo.
  • Los objetivos de la entidad para 2013: volver a crecer, mantener una fuerte posición de liquidez y capital, culminar las fusiones en España y Polonia y mantener el dividendo de 0,60 euros por acción.
  • Recado al Gobierno: las medidas están bien, pero "hay que avanzar en la reforma de las administraciones públicas".

Ya lo adelantó Hispanidad el 7 de marzo: Alfredo Sáenz (en la imagen junto a Emilio Botín) seguirá siendo vicepresidente y consejero delegado del Santander a pesar del fallo del Supremo sobre el indulto que le concedió el Gobierno de Zapatero. Este viernes, durante la junta de accionistas de la entidad, han sido varias las intervenciones sobre este asunto, y todas pidiendo la marcha de Sáenz.

Botín ha hecho una excepción y ha contestado directamente, sin esperar al turno de respuestas. "Tenemos informes terminantes que establecen que no hay ningún impedimento legal para que siga desarrollando su labor. El consejo le ha ratificado su plena confianza", ha sentenciado el presidente del Santander.

Es más, tras el fallo del Tribunal Supremo, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, encargó un informe a su equipo jurídico. La conclusión es clara: Sáenz puede continuar. Botín puede estar tranquilo. El problema es que es una decisión que corresponde al Banco de España, no a Botín. Seguro que a Linde no le ha gustado nada.

Más cosas de la junta. Durante su discurso, Botín ha anunciado que los resultados de 2012 se han visto muy afectados por los saneamientos. La buena noticia es que el banco ya ha completado el inmobiliario. Eso sí, en total, el saneamiento le ha costado 6.140 millones de euros.

Pero ya está hecho. Ahora toca crecer y "volver a la senda de beneficios", ha afirmado. Otros objetivos de cara a 2013: mantener una fuerte posición de liquidez y capital, culminar con éxito las fusiones en España -Banesto y Banif- y en Polonia, y mantener, por quinto año consecutivo, el dividendo de 0,60 euros por acción.

Pero durante su discurso, Botín ha aprovechado para lanzar un recado a Rajoy: "Hay que avanzar en la reforma de las administraciones públicas anunciada por el Gobierno, que es clave para el control del déficit", ha señalado, en línea con lo que afirmó el pasado martes César Alierta.

En cualquier caso, "el Banco de Santander ha apoyado y apoyará siempre al Gobierno de España", ha concluido Botín.

Pablo Ferrer

[email protected]