La situación de Hochtief, y de su filial australiana Leighton, coloca a ACS en su peor momento. Y las desinversiones caminan a paso de tortuga. El Santander está pidiendo más garantías a todas sus prestatarias del sector construcción, al que consideran muy apalancado. La próxima 'víctima' será Sacyr
El principal banco alrededor de ACS para la operación Iberdrola es el BBVA pero en el conjunto de la deuda -abultada hasta límites peligrosos, de la constructora ACS- el principal acreedor es el grupo Santander de Emilio Botín. Y ha sido el Santander el primero en reclamar a Florentino Pérez garantías adicionales por sus créditos, según fuentes del propio banco que, todo hay que decirlo, está revisando sus refinanciaciones para el próximo otoño con sus constructoras prestatarias, sector al que consideran muy apalancado. Sacyr, que debe renegociar 5.000 millones de euros por la compra de Repsol, este otoño, puede ser la siguiente 'víctima', de la postura endurecida de Botín y Alfredo Sáenz.

 

Hispanidad ya anunció que los propios hermanos March, principal socio de Florentino Pérez, le habían exigido que redujera su deuda. Ahora bien, el plan de desinversiones con el que les respondió Pérez no surte efecto. ACS no logra vender porque nadie quiere comprar nada. Hasta su división de Renovables está siendo malvendida y por trozos. Por ejemplo, Gas Natural Fenosa continúa exigiendo a Florentino que reduzca el precio si quieren colocar MW eólicos o solares.

 

Ahora bien, lo peor ha llegado con Hochtief. Nuevamente, Florentino entró en la alemana contra la opinión de los gestores y al precio más alto, justo antes de que se desmoronara en bolsa, con lo que Pérez ya tiene dos graves problemas de minusvalías: Hochtief e Iberdrola, sus dos grandes activos. Y lo peor ha llegado cuando la que fuera joya de la corona del grupo Hochtief, la australiana Leighton, se despeñara. En la mañana del miércoles se hacía público que el presidente de Leighton, David Mortimer, presentaba su dimisión con carácter 'inmediato'. Vamos, que a Florentino sólo le falta que Mouriño fiche por Iberdrola.

Precisamente, el presidente de la eléctrica, Ignacio Galán, disfruta de los toros en Bilbao, sede de la compañía eléctrica -aunque él es natural de Ciudad Rodrigo-. La cara de felicidad que exhibe seguramente no se debe a las tribulaciones financieras de su adversario.

Y es que se prepara un otoño caliente en el sector infraestructuras.

Eulogio López

[email protected]